Recientemente compartimos contigo la noticia de que Trump se fué a Twitter y amenazó con vetar el proyecto de ley anual de defensa a menos que el Congreso acordase derogar la Sección 230 , una ley que protege a los gigantes de las redes sociales como Twitter y Facebook de la responsabilidad legal por el contenido publicado en sus sitios web. También les da un margen de maniobra casi ilimitado para vigilar sus plataformas y decidir qué eliminar o mantener.

La tan mentada y odiada por los republicanos sección 230 se ha convertido en una obsesión personal de Trump. Él y otros republicanos creen o al menos pretenden creer que las empresas de redes sociales están violando los derechos de los conservadores y reprimiendo injustamente sus opiniones en sus sitios web. Las acusaciones no están comprobadas y pasan por alto convenientemente el hecho de que muchos derechistas a menudo resultan prohibidos o censurados en las redes sociales por violar los términos de servicio relevantes, por razones que van desde la publicación de memes nazis hasta el acoso selectivo y la difusión descarada de información errónea.

Donald J. Trump: La Sección 230, que es un obsequio de protección de responsabilidad de los EE. UU. a las “Grandes tecnologías” (las únicas empresas en Estados Unidos que lo tienen, ¡bienestar corporativo!), es una seria amenaza para nuestra Seguridad Nacional e Integridad Electoral. Nuestro país nunca podrá estar seguro y protegido si la dejamos en pie …

Donald J. Trump: ….. Por lo tanto, si la muy peligrosa e injusta Sección 230 no se termina por completo como parte de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA), me veré obligado a VETAR inequívocamente el proyecto de ley cuando se envíe al hermoso escritorio Resolute. Recuperen a América AHORA. ¡Gracias!

.

.

El presidente republicano del Comité de Servicios Armados del Senado, James Inhofe, ya rechazó la idea descabellada del presidente. Si bien él, como muchos conservadores, no es fanático de la Sección 230, al menos reconoció que no tiene nada que ver con los militares.

“En primer lugar, la 230 no tiene nada que ver con los militares. Y estoy de acuerdo con sus sentimientos de que deberíamos acabar con la 230 pero no puedes hacerlo en este proyecto de ley. Eso no es parte del proyecto de ley”, dijo Inhofe a los periodistas.

El presidente demócrata del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, el representante Adam Smith, también emitió una declaración sobre el tema, tuiteando que una derogación de la Sección 230 no aparece en la versión de la Cámara o el Senado de la Ley de Autorización de Defensa Nacional.

Estás enojado con Twitter. Todos lo sabemos”, se burló Smith antes de criticar a Trump por hacer de la seguridad nacional una cuestión de ego.

Representante Adam Smith: Para que quede claro, señor presidente, la derogación de la Sección 230 no se incluyó en la versión de la NDAA de la Cámara o el Senado.

Estás enojado con Twitter. Todos lo sabemos.

Estás dispuesto a vetar el proyecto de ley de defensa por algo que tiene mucho que ver con tu ego y nada que ver con la defensa.

.

.

No está claro si Trump finalmente abandonará sus amenazas, pero luego se le preguntó a la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, si el presidente realmente tiene la intención de vincular su apoyo a la Ley de Autorización de Defensa Nacional a una derogación de la Sección 230.

“Sí, el presidente se lo toma en serio”, dijo McEnany sobre la amenaza de veto de Trump. “Y noté que hay otros líderes mundiales que están haciendo llamados a favor del genocidio y que Twitter no lo encuentra digno de marcarlo o bloquearlo”, continuó, fingiendo que el problema de Trump con la 230 está enraizado en algún tipo de impulso humanitario en lugar de su egomanía.

“Más allá de eso, miras a China que está difundiendo desinformación. China tuiteó, creo que fue hace seis días, creo que fue el 25 de noviembre que el COVID-19 no se originó en Wuhan, algo que Twitter no consideró digno de ser marcado. Hay preocupaciones muy serias aquí y el presidente apoya eso”, agregó, convenientemente sin mencionar la gran cantidad de información errónea que Trump lanza en Twitter.

Si los republicanos quieren que Twitter sea responsable de las mentiras de China, significa que Twitter también tendrá que rendir cuentas por las de Trump. Si ese es el caso, Twitter podría terminar decidiendo que es más seguro simplemente eliminar la cuenta del futuro ex presidente.

Y también vale la pena señalar que el presidente siempre defenderá a nuestras fuerzas armadas y se asegurará de que obtengamos un gasto de defensa adecuado, ya que ha obtenido 2,9 billones de dólares hasta ahora, pero va a presionar al Congreso para que intensifique esto“, concluyó McEnany. de alguna manera logrando mantener una cara seria.

Aaron Rupar: “El presidente se lo toma en serio”: McEnany dice que Trump se toma en serio el desfinanciamiento del ejército a menos que el Congreso castigue a Twitter.

.

.

Al arrastrar el presupuesto de defensa de aproximadamente $ 740 mil millones a su venganza personal contra Silicon Valley, Trump está demostrando una vez más que siempre antepondrá sus propios intereses a los de Estados Unidos. Para él, la seguridad de nuestro país es solo otra moneda de cambio en la serie interminable de tratos corruptos que constituyen su vida. Y la complicidad de Moscow Mitch es tal que ni siquiera se ha pronunciado.

Independientemente de lo que uno piense del presupuesto de defensa, y existen argumentos convincentes de por qué debería reconsiderarse y reformarse, esta no es la forma de hacerlo. Trump no tiene ningún interés en una reforma significativa o en dar una mirada dura y clara al papel del complejo militar-industrial en la política estadounidense.

Esto es solo un truco barato y peligroso para conseguir lo que quiere. Después de apoyar y habilitar a esta bestia ignorante durante cuatro años, los republicanos nunca más podrán reclamar ser el partido de la seguridad nacional.