El ex presidente Donald Trump está acostumbrado a los aplausos ensordecedores de sus fanáticos del MAGA que lo tratan como a un Dios, así que debe haberse llevado una buena sorpresa cuando recientemente en Dallas le propinaron unos cuantos abucheos.


.

El caso es que Trump hizo público que había recibido una “dosis de refuerzo” durante la última parada de “El Tour de la Historia”, un programa de entrevistas en vivo que ha estado haciendo con el ex conductor de Fox News Bill O’Reilly.

Tanto el presidente como yo estamos inoculados”, comentó O’Reilly en el American Airlines Center, provocando algunos abucheos por parte del público, de acuerdo con un video compartido en internet por la página “No Spin News” de O’Reilly.

“¿Recibiste el refuerzo?”, le preguntó al ex mandatario. “Sí”, respondió Trump. “Yo también me la puse”, añadió O’Reilly, causando más abucheos entre los presentes.

“¡No! ¡No! ¡No! ¡No! ¡No!”, dijo Trump, rechazando la reacción del público con la mano. Pero en su estilo característico, nunca aclaró a qué se refería con ese “no”.

En innumerables ocasiones, Trump ha expresado su oposición a que la gente deba inocularse de forma obligatoria. Sin embargo, no ha dejado de atribuirse el mérito de los inmunógenos desarrollados durante su presidencia. Al mismo tiempo, se ha negado a exhortar a sus simpatizantes a que se inmunizen, aunque los republicanos siguen estando mucho menos protegidos que los demócratas.

A diferencia de otros líderes estadounidenses, como el ex vicepresidente Mike Pence, el presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, que recibieron sus dosis de manera pública para promover la opción que salva vidas, Trump decidió recibir la suya en privado, en lo que representa un reconocimiento de la poca popularidad que tiene este método de protección entre sus partidarios.

Y aunque ha culpado al gobierno de Biden por los altos niveles de escepticismo hacia la protección, socavó en repetidas ocasiones las recomendaciones de salud pública cuando estaba en el cargo, alentando el uso de tratamientos no probados y restando importancia a la amenaza del virus mientras trataba de dar prioridad a la recuperación económica y asegurar un segundo periodo presidencial.

.


.

Trump había comentado durante una entrevista con el periódico Wall Street Journal en septiembre que “probablemente” no se pondría la dosis de refuerzo.

Previo a los abucheos, Trump comentó a la audiencia el domingo que debería “llevarse el mérito” por el éxito de todo lo que se hizo y se logró durante su presidencia para proteger a la población.

Lo que no dice Trump es que hay cientos de miles de muertes de estadounidenses que pudieron haberse evitado si él hubiera tomado las medidas más elementales de protección a tiempo. La historia guardará celosamente ese dato.

.

.