Los números del Coronavirus casi han dejado de ser noticia. Entre el clamor de las elecciones, la irresponsabilidad de Trump al negarse a reconocer su derrota y el intento de muchos medios tradicionales de no darle “demasiada importancia“, pues nos han alejado un poco de las verdaderas estadísticas del COVID-19, que puestas de una manera realista, pueden llegar a ser espeluznantes e intimidantes.

La población de EEUU es el 4.25% de la población mundial, pero tenemos el 20% de los contagios reportados a nivel mundial. OK, quizás es que no todos los países están reportando con exactitud, bueno, pues quizás no tengamos el 20%, o el 15%, pero incluso si la realidad es que tuviéramos el 10%, aún así tendríamos más del doble de lo que nuestra población representa en el contexto global.

Peor aún, tenemos casi el 20% de todas las muertes, y esas se supone que se reporten de forma más cercana a la realidad, pero aún si las cifras fuesen inexactas, se repetiría la misma proporción de arriba: el país más desarrollado y con más recursos del mundo tiene el doble de participación en los fallecimientos por COVID de su porcentaje de población mundial.

Desde casi los inicios de la pandemia, Trump ha argumentado que “tenemos más casos, porque somos los que más pruebas hacemos“. Durante mucho tiempo estuuvimos por detrás de más de 20 países en ese indicador, y aunque hemos avanzado bastante, aún sigue siendo otra mentira más del ahora presidente saliente de los EEUU: en varios otros países, incluyendo al Reino Unido se han hecho MÁS PRUEBAS POR MILLÓN  de habitantes (que es el parámetro más justo de comparación).

Y algo similar debe ser aplicado a los fallecimientos. Estamos entre los 10 países del mundo con más fallecidos por millón de habitantes, con 740 por millón al momento de escribirse este artículo en la tarde del 10 de Noviembre. En Canadá, por ejemplo, son 281 por millón, en Rusia 213, y en Cuba 11. (La tabla se ordena de izquierda a derecha por: Total de Casos, Nuevos Casos, Total de Muertes y Nuevas Muertes).

.

.

Ahora, LO MÁS PREOCUPANTE es que el número de contagios se ha incrementado abrumadoramente en los últimos días. De ayer para hoy, como puedes ver en la Tabla que te mostramos, se agregaron más de 110,000 casos y fallecieron más de 1,100 personas.

Si mantenemos el ritmo de los últimos días o incluso este se incrementa debido a la masividad de las protestas, el 20 de Enero, fecha en que finalmente saldremos del máximo responsable de estas horripilantes cifras, podríamos estarnos acercando a los 400,000 fallecidos. Y luego le tomaría a la nueva Administración un buen tiempo de ajustes y esfuerzos para desacelerar los ritmos de crecimiento, tanto en contagios como en fatalidades.

No tenemos forma de lograr que Trump salga de la Casa Blanca antes de esa fecha, por lo que sólo nos queda confiar en el Plan Integral desarrollado por el Equipo de Joe Biden (cuya información resumida puedes consultar AQUÍ).

Es una verguenza que sea precisamente Estados Unidos el que ha llegado hasta esta humillante posición a nivel mundial y que seamos el país desarrollado con peor respuesta a la pandemia. Eso tiene sólo una explicación: la irracionalidad y maldad de Donald Trump, y la criminal complicidad de un Senado republicano, que habiendo podido destituirlo a tiempo y con justa causa, prefirió mantenerlo en el poder, poniendo al partido por encima del país. Por encima de tu vida y la mía.