A medida que se recuperaba de su jet lag del vuelo a Tokio, el presidente Trump finalmente logró recuperar su velocidad normal de Twitter después de haber sido capaz de reunir algunos tweets originales dispersos entre los retweets de la carta de amor del actor Jon Voight (el padre de Angelina Jolie) al presidente y la propaganda del Partido Republicano hecha por la presidenta de su Comité Nacional.

Su última misiva, sin embargo, está destinada a causar reverberaciones diplomáticas con sus anfitriones en Japón, así como un montón de ira y temor en Estados Unidos, después de que Trump decidiera minimizar la importancia de las últimas pruebas de misiles de Corea del Norte como intrascendentes, y a la luz de eso celebró su historia de amor con el dictador asesino Kim Jong Un.

Es posible que Trump no confíe en sus propias agencias de inteligencia de la misma manera en que el pueblo estadounidense no confía en la inteligencia del propio presidente, pero todo lo que necesitó para estar convencido de la benevolente sinceridad del líder supremo norcoreano, Kim, fue su sonrisa enigmática, agregando en el proceso un insulto hacia el hombre que actualmente es el líder entre los varios candidatos demócratas calificados para vencer al presidente en las primeras encuestas para la carrera presidencial del 2020.

Donald J. Trump: “Corea del Norte disparó algunas armas pequeñas, que molestaron a algunos de mi propia gente y a otros, pero no a mí. Confío en que el Presidente Kim cumplirá su promesa y también sonrió cuando llamó al hombre del pantano Joe Bidan un individuo con bajo coeficiente intelectual, y peor. ¿Quizás con eso me está enviando una señal?
.


.

El presidente es quizás una de las únicas personas que no consideran a Kim un perturbado, o al menos un tipo increíblemente inquietante.

Su inclusión de un nuevo apodo para el ex vicepresidente Joe Biden – “el hombre del pantano” – es increíblemente ridículo dado el historial criminal de su propia administración.

Además, la descripción de segunda mano de Biden, cuyo nombre el presidente no puede deletrear correctamente, como “un individuo con bajo coeficiente intelectual” es otro caso de la aplicación de Trump de un descriptor perfecto para uno de sus rivales.

Con la seguridad no solo de la nación japonesa, que se encuentra bien dentro del alcance de los misiles nucleares existentes en Corea del Norte, sino también de la propia América en juego, el estallido casual del presidente Trump acerca de las acciones belicosas del líder autoritario que envidia tanto es una tontería extremadamente imprudente y muy peligrosa también.

La única señal que se envía al presidente es la gran señal roja de “¡Alto!” que envían los estadounidenses enfurecidos por el comportamiento de un presidente infantil que prefiere marcar un punto político trivial que garantizar la paz y el bienestar de nuestra nación y nuestros aliados.

Nada, simplemente otra razón para invocar la Enmienda 25 y destituir a Trump antes de que sea demasiado tarde.