Incluso cuando la Oficina Oval está ocupada por uno de los mayores ignorantes de la historia universal, el Presidente de los Estados Unidos ejerce un enorme poder cada vez que habla. Sus palabras pueden influir en sus seguidores para que hagan cosas que nunca podrían concebir hacer regularmente. Por esa razón, Donald Trump debe rendir cuentas por todo lo que dice.

NBC ahora está informando una historia inquietante, cuya responsabilidad se puede poner directamente a los pies del presidente. Una mujer fue arrestada en Manhattan después de causar una escena fuera del barco médico USNS Comfort de la Marina. Ella trajo consigo un automóvil lleno de cuchillos y objetos que podrían ser manejados como armas y enfrenta 18 cargos de posesión criminal de armas.

Jessica Prim, la perturbada mujer de 37 años, se aseguró de transmitir todo en Facebook mientras conducía hacia el barco. Sus redes sociales revelan que es partidaria de la desquiciada y sin sentido teoría de la conspiración “QAnon“, que sostiene que, entre otras creencias igualmente locas, Donald Trump es secretamente un genio que está trabajando todo el día para exponer y encarcelar a un anillo de pedófilos dentro del partido demócrata.

Daily News informa además que Prim hizo comentarios amenazantes respecto al ex vicepresidente y presunto candidato presidencial demócrata Joe Biden y la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

“¡Hillary Clinton y su asistente, Joe Biden y Tony Podesta necesitan ser eliminados en nombre de Babilonia! No puedo ser libre sin que ellos se hayan ido. ¡¡¡¡¡Despiertenme!!!!!” ella escribió en Facebook.

Cuando un oficial se acercó al vehículo de Prim y la instó a relajarse, ella dijo repetidamente que estaba “muy asustada“.

“Estaba viendo las conferencias de prensa con Donald Trump en la televisión. Sentí que me estaba hablando a mí”, explicó a la policía. También dijo que es bailarina de fuego y diseñadora de vestuario y que sentía que tenía que conducir hasta el barco porque “necesitaba ayuda”.

“Siento que soy el coronavirus”, dijo Prim.

Si bien está claro que esta mujer necesita atención psicológica seria, su comportamiento es un recordatorio aleccionador del efecto que el presidente puede tener en las personas. Hay millones y millones de estadounidenses escuchándolo, algunos de ellos solo buscan una razón para arremeter contra la sociedad. Inevitablemente, su retórica paranoica agresiva tendrá consecuencias como esta.

Malcolm Nance: “Estaba viendo las conferencias de prensa con Donald Trump en la televisión. Sentí que me estaba hablando”

.

.