Ya sabías que Donald Trump no se preocupa por nadie más que por sí mismo.

Su comportamiento durante toda su vida adulta proporciona una amplia prueba de que nuestro presidente actual es tan egocéntrico y narcisista como podría serlo el peor de los seres humanos.

En caso de que estés un poco escéptico acerca de esa propuesta o pienses que una confrontación con la mortalidad puede haber alterado el egoísmo profundamente arraigado de Trump, un reciente incidente debería confirmar el hecho de que nuestro presidente es un colosal pedaszo de mier… bueno, digamos que hay que trabajar para mantener las cosas limpias.

Según NBC News, Trump salió a un corredor de los confines del Centro Médico Walter Reed, donde lo llevaron el viernes “por precaución“, como lo describió inicialmente su Secretaria de Prensa, y lo subieron a una limusina presidencial para saludar brevemente las multitudes de simpatizantes que se habían reunido fuera del hospital.

La visita sorpresa se produjo después de que el presidente telegrafió sus intenciones en dos publicaciones de Twitter más temprano ese día.

El primero fue un simple agradecimiento escrito dando gracias a sus seguidores que se habían reunido fuera del hospital, enviado a primera hora de la tarde.

Donald J. Trump: Realmente aprecio a todos los fanáticos y seguidores que están afuera del hospital. ¡El hecho es que realmente aman a nuestro país y están viendo cómo lo HACEMOS MÁS GRANDE QUE NUNCA ANTES!

.

.

La segunda publicación insinuaba un plan más orquestado políticamente en marcha, un video de los cuartos del hospital de Trump probablemente hecho para contrarrestar cualquier pregunta sobre su condición actual, debido a los informes contradictorios entre lo que sus médicos han anunciado a la prensa como un progreso sustancial contra su infección con COVID-19 y el relato más sombrío de sus síntomas proporcionado extraoficialmente por el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows.

.

.

Aparentemente, el presidente está en buenas condiciones para continuar haciendo videos de campaña mientras aún está en el hospital, por lo que naturalmente pensó que un paseo rápido y alegre para saludar a sus fanáticos seguidores estaba perfectamente bien.

Con un escepticismo sustancial ya impregnando las plataformas de redes sociales sobre si el diagnóstico del presidente era real o un truco político para desviar la atención de su desastroso desempeño en el debate y su negativa a condenar la supremacía blanca, tal vez actuar como si uno nunca estuviera enfermo no es la mejor idea para mantener credibilidad, particularmente a la luz de los relatos contradictorios del progreso de lo que el virus ha estado haciendo en su cuerpo, el cual, si le creen a sus médicos, ha tenido tanto éxito en vencer el sistema inmunológico de Trump como lo ha tenido el propio presidente en la construcción de su muro fronterizo .

Una vez que los habitantes de Twitter vieron el relato del ejercicio gratificante para el ego de Trump, un posible reemplazo en su mente del circo de super difusores de sus mítines de campaña de fin de semana cancelados, señalaron cuán dispuesto está el presidente a poner en peligro la salud de su personal del Servicio Secreto, según se informa ya muy afectado por el virus durante la pandemia, mientras alimenta su narcisismo.

Cuidado, ahora te querrán vender el mensaje de que Trump es un Super Héroe que ningún virus puede doblegar. No importan cuántos miembros de su personal y el Servicio Secreto mueran por su irresponsabilidad.

Ben Jealous: Pensando en los miembros del Servicio Secreto que están en el vehículo y sus familias. Salvajemente irresponsable y peligroso.

.

.

Dr. James P. Phillips, MD: Cada persona en el vehículo durante ese “paso” presidencial completamente innecesario ahora tiene que ser puesta en cuarentena durante 14 días. Pueden enfermarse. Pueden morir. Todo por un teatro político. Mandados por Trump a poner en riesgo sus vidas por el teatro. Esto es una locura.

.

.

Por supuesto, solo existe un peligro para el Servicio Secreto si Trump realmente tiene COVID-19. El hecho de su recuperación aparente y milagrosamente rápida después de solo un par de días generó sospechas entre algunas personas de que todo el diagnóstico era una farsa política para un presidente que iba mal en sus encuestas de reelección.

Presumiblemente, Trump regresó al hospital después de haber absorbido suficiente adulación para ayudarlo a sobrevivir hasta el día siguiente.

Si eso es lo que se necesita para mantenerlo con vida y presenciar su derrota masiva a manos de Joe Biden en las elecciones, entonces déjenlo seguir adelante.

Excepto que la próxima vez haga que él mismo conduzca el vehículo de incubación de virus herméticamente sellado y evite al Servicio Secreto el riesgo de infección, a menos que, por supuesto, el secreto sea que ha hecho todo este susto médico como una táctica de campaña.

Pronto deberíamos ver qué tan real es el diagnóstico.

Si Trump es dado de alta del Centro Médico Walter Reed hoy como sugirieron sus médicos, la breve duración de su hospitalización pondrá su condición bajo un fuerte escrutinio.

Puedes ver imágenes del narcisista paseo vespertino de Donald Trump en el video a continuación.

NBC News: VER: La caravana del presidente Trump pasa junto a los partidarios fuera del centro médico Walter Reed.

.

.