Tendrás que perdonar a Donald Trump por estar un poco atrasado en su tuiteo últimamente.

Después de todo, ha sido absuelto de una acusación de destitución por la que puede ahora jactarse, enemigos políticos contra los cuales tomar represalias, y sentencias judiciales con las que interferir, y todo eso le llama mucho la atención.

Ayer, sin embargo, Trump finalmente invocó su alardeado muro fronterizo, parte del cual salió volando con los fuertes vientos en el sur de California hace más de dos semanas.

Si bien el presidente no ofreció ninguna excusa por su tardanza en abordar el humillante fracaso de la construcción, su reciente tuit sobre el hecho estuvo lleno de excusas.

Donald J. Trump: “La semana pasada, las Noticias Falsas dijeron que una sección de nuestro poderoso Muro Fronterizo Sur, en construcción, “se cayó”, tratando de hacerlo sonar terrible, excepto porque la base de concreto se acababa de verter y se estaba secando cuando soplaron los fuertes vientos. Ha quedado rápidamente arreglado “para siempre”.
.


.

Uno debe preguntarse cómo la información honesta sobre un evento físicamente verificable acompañado de fotos del muro se desplomó en un ángulo precario podría considerarse “Noticias falsas“, pero después de todo, este es Donald Trump, por lo que cualquier tipo de veracidad no es exactamente esperado, especialmente cuando comienza su publicación con una cronología errónea.

En un tuit lleno de contradicciones obvias: el “poderoso” muro que fue derribado por fuertes vientos, el muro “en construcción” que Trump afirma constantemente ya se completó en su mayoría durante sus mítines de campaña … ya sabes, el Muro de la Frontera Sur que él ha afirmado que las “redenciones” mexicanas lo están pagando, a pesar de haber asaltado repetidamente el presupuesto militar para pagarlo, y que se está construyendo en Colorado a pesar de que el estado no tiene frontera con ningún país extranjero;  Trump da una excusa por el fracaso de la pared que es tan creíble como el viejo adagio “el perro se comió mi tarea“.

Los graciosos del Twitter impulsaron una campaña de que a Trump todo se le cae, y que él y Melania están llorando juntos, pero por diferentes razones. Bromas aparte, más van a llorar en Noviembre.

La excusa de los cimientos de concreto húmedo parece más una respuesta tardía a una humillación de la que el público ya se olvidó hace semanas a la luz de los numerosos ultrajes más graves que han ocurrido desde entonces, como la absolución del presidente por cargos de obstrucción del Congreso y abuso de poder, su posterior campaña de venganza respecto a los testigos que testificaron en su contra, y su interferencia en los casos criminales de sus compinches convictos Roger Stone y Michael Flynn.

El tuit de Trump sobre el fracaso de su muro fronterizo es solo una mentira más, una distracción más de su flagrante corrupción y su presidencia disfuncional que demuestra por qué debería haber sido destituido del cargo a través del primer conjunto de cargos de destitución presentados contra él.

Solo cuando él esté fuera de la Casa Blanca de manera permanente podremos decir que cualquier cosa se “arreglará rápidamente“. Y para siempre.