El gobernador demócrata de Virginia, Ralph Northam, declaró el estado de emergencia en la capital del estado, Richmond, antes de una concentración programada a favor de los derechos de armas el próximo lunes después de que “los analistas de inteligencia de la policía han identificado amenazas creíbles de violencia en torno al evento, junto con la retórica nacionalista blanca y planes de grupos de milicias de otros estados para asistir “, según un informe de WCYB News.

Después de que el decreto de emergencia de Northam entre en vigencia a partir de este viernes por la tarde, los organizadores de la manifestación de derechos de armas, así como cualquier otra persona que no pertenezca a las organizaciones policiales, no podrán llevar ningún tipo de arma a los terrenos de Capitol Square, donde está planeado que la manifestación tenga lugar.

El gobernador fue cuidadoso en el prefacio de su declaración de emergencia al explicar las razones por las que decidió imponer la prohibición.

“La Comunidad de Virginia es un estado acogedor. Los virginianos entienden que la diversidad de opiniones mantiene fuerte nuestra democracia. Cuantas más voces participen en nuestro diálogo político, más fuertes seremos. El discurso civil, incluso y especialmente, entre quienes no están de acuerdo, es crítico para la evolución y el éxito de nuestra democracia. Cuando la civilidad de ese discurso político se rompe, la Comunidad sufre.

Hace tres años, Virginia y la nación vieron horrorizados cómo la violencia y el odio empañaban la protesta civil. Los eventos que ocurrieron en Charlottesville, Virginia, demostraron lo que puede suceder cuando las manifestaciones pacíficas son secuestradas por quienes ingresan a la Comunidad y no valoran la importancia de una reunión pacífica. Perdimos a tres virginianos. Debemos tomar todas las precauciones para evitar que eso vuelva a suceder”, escribió Northam.

“La inteligencia creíble reunida por las agencias de aplicación de la ley de Virginia indica que decenas de miles de defensores de las armas planean converger en Capitol Square para eventos que culminarán el 20 de enero del 2020. La información disponible sugiere que se espera que un número sustancial de estos manifestantes provengan de fuera de la Comunidad, puedan estar armados y tener como propósito no una reunión pacífica sino violencia, disturbios e insurrección.

Es mi mayor prioridad asegurar que la Capitol Square de Virginia y las áreas públicas circundantes sean lugares seguros protegidos para quienes vienen a participar en el proceso democrático, así como para quienes trabajan en Capitol Square o cerca de ella”.

La prohibición de armas terminará el día después del mitin, el martes 21 de enero a las 5 p.m.

Los virginianos, y el resto de los defensores de soluciones no violentas a las diferencias políticas para nuestra nación, deberían estar agradecidos por las acciones del gobernador de Virginia al evitar una repetición de los tipos de hostilidades derechistas sin restricciones que estropearon las protestas y contraprotestas de Charlottesville en el pasado.

De todas formas, si tenías dudas de cómo el racismo y la xenofobia que habitualmente sale por la boca de Donald Trump había afectado a este país, pues aquí tienes otra prueba. Fehaciente y contundente. La supremacía blanca está tratando de levantar la cabeza. Son peligrosos y bastante irracionales. Habrá que hacer algo y muy pronto.