Anoche, se conoció la asombrosa noticia de que las principales figuras del círculo de Trump le habían enviado una serie de mensajes de texto, incluidos los presentadores de FOX News, Sean Hannity y Laura Ingraham, hasta el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, rogándole que hiciera algo con respecto a los alborotadores del 6 de Enero, mientras estos arrasaban el edificio del Capitolio.

Las implicaciones de las revelaciones que surgieron del comité de investigación del 6 de enero son bastante condenatorias para todos aquellos que han pasado el año pasado intentando minimizar la gravedad de la amenaza más directa a nuestra democracia desde la Guerra Civil, dejando en claro que sabían exactamente lo peligroso que fue el ataque al Congreso, pero aun así le echaron porras y loas a Trump en las ondas de los medios estadounidenses.

Pero fue la ex estratega republicana, convertida en presentadora de The View, Ana Navarro, quien notó algo extraño en los mensajes: que Donald Trump Jr. tenía que comunicarse con su padre a través de su Jefe de Gabinete.

Ana Navarro-Cárdenas:
Nunca tuve que enviarle un mensaje urgente a mi papá a través de alguien que trabajaba para él.

Cada vez que necesito hablar con él, cada vez que ve mi nombre en la pantalla de su teléfono, responde.

Pobrecito Donald J. Trump Jr.

Debe apestar no ser tan amado como Ivanka.

.

.

El Trump mayor parece disfrutar descargando humillación tras humillación sobre su hijo, y aparentemente el no tener una línea directa con el presidente es uno de ellos. ¿Quizás simplemente no pensó que el Trump mayor lo escucharía?

El evidente disgusto de Donald Trump por su tocayo, a quien Donald padre proféticamente no quería nombrarcon su propio nombre en caso de que su hijo resultara ser un «perdedor«, es uno de los aspectos más trágicos de la dinámica de la familia Trump, pero es difícil sentir lástima por Don Jr. cuando ha pasado su vida siendo la peor persona que podría ser. ¿Me pregunto de dónde sacó eso?

.

.