Cuando algo recibe el nombre de “Estrella de la Muerte” puede ser que no sepas lo que es, pero lógicamente tiendes a preocuparte. Y haces muy bien, pues mientras los demócratas seguimos enfrentados en una cada vez más caldeada contienda para elegir quién irá contra Trump el próximo Noviembre, Brad Parscale, gerente de campaña de Donald Trump, está desplegando una poderosa y supuestamente “mortalmaquinaria de desinformación de $ 1 mil millones de dólares para garantizar la permanencia en el puesto del actual Presidente, según nos advierte Bob Cesca desde las páginas de Salon.com. (En este enlace puedes ver el artículo original en inglés, pues para redactar este hemos tomado buena parte de las ideas principales del autor original, pero matizadas con nuestro propio enfoque).

Ante semejante monstruosidad, la gran cuestión no reside en lamentarse, sino en saber cómo los demócratas, los progresistas, las fuerzas cívicas que han sido relegadas y casi aplastadas por la actual Administración, van a responder y ser capaces de luchar contra un poderoso arsenal de mentiras y teorías de conspiración chifladas.

.

Se Enfoca en Tí y te Encuentran en Facebook

Lo primero es entender que la “Estrella de la Muerte” es la campaña de desinformación más extensa en la historia de Estados Unidos, y un intento coordinado y organizado al más alto nivel tecnológico y operativo para prácticamente suprimir el impacto de la prensa sobre las grandes masas.

Se trata, de una forma cínica y déspota de lavar el cerebro a millones de votantes potenciales estadounidenses, usuarios de los medios de comunicación, envenenando sus mentes al contaminar lo que consumen en Facebook con propaganda altamente personalizada dirigida a asegurar que Trump obtenga un segundo mandato.

El Comité Nacional Republicano (RNC), que se ha fusionado con la campaña de Trump, incluso compartiendo espacio de oficina, ha reunido miles de detalles de identificación sobre tí, sobre mí, sobre todos los que se han registrado para votar: alrededor de “3,000 datos” de cada votante en Estados Unidos.

El plan es explotar esa enorme información (tus prejuicios, tus intereses, incluso tu color favorito) para “obligarte” a votar en contra del boleto demócrata, mientras erosiona aún más la confianza pública en los hechos reportados por la prensa, “interfiriendo las señales” y “sembrando confusión“.

Increíblemente, Facebook abrió sus puertas y dio la bienvenida a la Estrella de la Muerte de Trump. La asombrosa decisión de Mark Zuckerberg de permitir publicidad política deliberadamente falsa en su plataforma cada vez más tóxica, combinada con la información extraída de datos del RNC sobre tí, permitirá que la super arma de Parscale pueda perforar directamente nuestras fuentes de noticias con mentiras micro enfocadas diseñadas para inducirnos a la acción (o la inacción, según sea el caso). Zuckerberg cree que podrá controlar la avalancha de anuncios falsos, pero Parscale sabe que la excusa es completamente falsa.

Todos hemos escuchado el dicho que dice que “Una mentira puede viajar por todo el mundo y volver mientras la verdad está atando sus zapatos“. Esta es precisamente la forma en que la desinformación circunnavega Internet a pesar de los verificadores de hechos, y lista para la desacreditación más completa de todo lo que huela a verdad.

En lo que una noticia o información real logra llegar a tí, miles de anuncios falsos, – con quizás cientos de variaciones específicas para tí y tus amigos,- ya habrán radicalizado a los votantes que los recibieron. En otras palabras, tienes que ser muy selectivo respecto a los anuncios políticos de Facebook que consumas y compartas, pues, al menos por ahora, parece que Facebook es una subsidiaria de la campaña de Trump. Ya en el 2016 la campaña de Trump se enfocó en el micro enfoque a posibles votantes, pero con un modesto presupuesto. ¿Imaginas lo que pueden hacer con $1,000 millones de dólares? ¿Vas entendiendo ya por qué la llaman la “Estrella de la Muerte”?

Destruir la Prensa Tradicional

Parte del objetivo aquí es destruir la prensa tradicional, ya sea impresa, internet o noticias de televisión. El concepto es tan antiguo como los regímenes autoritarios más antiguos: si los hechos se reducen a pura propaganda, si gran parte de los contenidos es considerado desinformación, entonces ya nada para tí será totalmente creíble, excepto lo que ellos quieran que creas.

Trump y Parscale están desplegando “enjambres” de personas enfocadas en criticar a los miembros hostiles en la prensa, entre los cuales están los grandes medios de este país, y los pequeños como este donde actualmente estás, e incluye a políticos progresistas, líderes de opinión y presentadores de noticias de televisión locales que no siguen la línea pro-Trump.

Si esto te parece “orwelliano“, haz de saber que aquí la verdad supera la ficción. Mientras Trump y secuaces siguen quejándose de las “noticias falsas“, están publicando sitios web de noticias locales falsas que parecen totalmente legítimos, con nombres que suenan plausibles como el Monitor de Arizona y el Kalamazoo Times, que se convierten en plataformas de aspecto oficial para difundir todas las variedades de horror. Nada es seguro, ni siquiera los periódicos locales. Y puedes ver un editorial o incluso un artículo “firmado” por alguien conocido y, sin embargo, ser totalmente falso. La idea es que te desgastes y desconfíes de todo, que es muy similar a no confiar en nada.

El ataque de desinformación de Trump a los votantes estadounidenses, usando contra nosotros nuestros propios datos mientras erosiona la realidad objetiva, es un complot a largo plazo que ya está manifestando un daño sistémico a la república. ¿Y cómo podría empeorar? Muy fácil: si los demócratas, los progresistas, creamos nuestra propia versión de lo mismo y comenzamos a combatir la desinformación con más desinformación, y las mentiras con más mentiras.

Si “el fuego se combate con fuego”, tenemos que entender que el fuego de nuestra parte tiene que estar basado en el más irrestricto respeto a la verdad, en la verificación de hechos y en tener seguridad casi absoluta de la veracidad de lo que compartimos con amigos y familiares, al mismo tiempo que desenmascaramos las falsedades, no con más falsedades, sino con hechos y cifras de fuentes confiables.

Tenemos que ganar, pero tenemos que hacerlo con integridad y valores, porque de lo contrario todo el sistema podría colapsar, sin garantía de victoria. Recordemos que Trump es su propio peor enemigo, proporcionando un espectáculo de horror diario de incompetencia, indecencia, comentarios autoritarios, percances vergonzosos, racismo, misoginia y un comportamiento extraño que desafía la explicación. Tenemos mucha tela por donde cortar, reforzando la cruda verdad sobre Trump, a diferencia de los avisos que dirige la campaña de Mike Bloomberg. Los ataques más efectivos contra Trump no requieren “adornos” para que sean más efectivos. La verdad, bien manejada y sin saturar al espectador/lector nos debe funcionar bien.

La Infame Estrella Puede Convertirse en una Enana Blanca

Es fácil dejarse intimidar por tanto despliegue de falsedades y dinero, pero si entendemos el fenómeno y actuamos en consecuencia, la infame Estrella no va a “matar” a nadie. Otro viejo adagio reza: “Guerra avisada no mata soldado“. Como bien dijo McKay Coppins en su artículo “La Campaña de Desinformación de un Billón de Dólares Para Reelegir al Presidente“, esta elección es “un referéndum sobre la realidad misma” y nosotros podemos agregar que será un referendum entre la verdad y las mentiras, entre lo mejor y lo peor del ser humano, entre la plutocracia y la democracia, entre el capitalismo salvaje y el capitalismo moral, más humano y mejor distribuido.

Para ellos, todo comienza por borrar la verdad. Para nosotros todo termina en el imperio absoluto de la verdad. Ya habrás visto cómo han puesto palabras en la boca de candidatos demócratas que ellos nunca han pronunciado, como quieren hacer pasar por “comunista” a un hombre que lleva más de 40 años demandando los principios más elementales de Justicia Social y defendiendo los valores más sagrados de la democracia y la verdadera sociedad capitalista, la de oportunidades para todos y no sólo para la élite. Ya habrás notado como nos quieren echar a pelear entre nosotros (y de alguna manera lo están logrando) en dependencia de los candidatos que apoyamos y de nuestras historias pasadas.

Pero ahora que entendemos mejor lo que ellos están haciendo, no puede haber excusas para permitir que Trump gane. La gran CUESTIÓN de nuestro tiempo es si suficientes de nosotros marcaremos la propaganda maligna y tomaremos medidas para detener a los ejércitos que la divulgan, al tiempo que reforzamos las fuentes de la realidad objetiva, o si dejamos que ocurra a ciegas mientras compartimos fotos de nuestras cenas. Tenemos que bloquear los “troles“, uno a la vez, y tenemos que ser extremadamente rigurosos con las fuentes que usamos y la veracidad de lo que compartimos.

Si todos nos trazamos ese propósito, podemos convertir a la infame Estrella de Trump y Parscale en una “Enana Blanca“, que es como se le llama al remanente estelar de una estrella que ha agotado su combustible nuclear y se va comprimiendo sobre sí misma debido a su propio peso.