No obstante transcurrir el fin de semana, la investigación de juicio político continuó con los asistentes del Congreso trabajando horas extras cuando un funcionario de alto rango en la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca (OMB) desafió las órdenes de Trump de ignorar las citaciones del Congreso a favor de sus reclamos inventados e ilimitados de privilegio ejecutivo incondicional, para testificar en una sesión de interrogatorios a puerta cerrada por parte del personal de los tres comités que dirigen la investigación: los comités de Inteligencia, Supervisión y Asuntos Exteriores de la Cámara.

Se esperaba que Mark Sandy ofreciera información sobre los eventos que rodearon el intento de retener la ayuda militar al gobierno de Ucrania hasta que las exigencias de Donald Trump de que los ucranianos iniciasen una investigación sobre su rival político Joe Biden y su hijo se hubiesen cumplido.

Sandy ingresó a las instalaciones seguras en el sótano del edificio del Capitolio para su deposición justo antes de las 10 de la mañana del domingo sin comentarios, y hasta el momento de pasarse este artículo a edición aún no se habían filtrado detalles de su testimonio, por lo que el público tendrá que esperar porque se publique la transcripción de sus seis horas de declaración para averiguar si el miembro de la OMB reveló nuevos detalles incriminatorios.

Afortunadamente, los demócratas en el caso de juicio político sí publicaron transcripciones del testimonio previo de otros dos funcionarios de la Casa Blanca que han honrado sus citaciones y al menos uno de ellos demostró contener más confirmación de la participación personal de Donald Trump en el esquema de soborno y extorsión dirigido a la Gobierno de Ucrania

En su declaración, el asesor principal de Seguridad Nacional, Tim Morrison, expuso la mentira que Trump dijo a los periodistas la semana pasada cuando dijo que “apenas conocía al caballero“, refiriéndose a Gordon Sondland, el donante de Trump que se convirtió en embajador en la Unión Europea después de donar $ 1 millón a su campaña en las elecciones del 2016.

Morrison le dijo a sus inquisidores de juicio político que Sondland insistió en que estaba regularmente en contacto con Trump y actuaba por orden directa del presidente.

“Cada vez que fuiste a ver si había hablado con el presidente, ¿descubriste que había hablado con el presidente?”, la transcripción del testimonio de Morrison muestra que un legislador le preguntó al ayudante de NSC.

“Sí”, respondió Morrison.

Inmediatamente después de la revelación de que Sondland había llamado al presidente desde un teléfono móvil inseguro y fácilmente monitoreado desde un restaurante público en Kiev, Ucrania, con Trump hablando tan alto que los otros ayudantes del servicio exterior de EE. UU. sentados a su lado podían escuchar al presidente preguntar sobre el progreso de convencer al gobierno de Ucrania para que participase en el esquema quid pro quo, el testimonio de Morrison se suma a la creciente evidencia de la participación directa del presidente en los planes de extorsión, frenando su capacidad de negar el conocimiento anticipado de los esfuerzos ilegales y culpar a los elementos corruptos en la administración.

Si tenías alguna pregunta sobre por qué Donald Trump estaba haciendo todo lo posible para evitar que cualquier miembro del personal del poder ejecutivo testificara ante el Congreso, la transcripción de la deposición de Morrison debería proporcionarte una amplia razón de por qué el presidente teme la transparencia que merecen las audiencias de juicio político, según la Constitución.

Permitirles testificar voluntariamente sería como sellar el destino de su juicio político, al menos tan pronto como los republicanos en el Senado se den cuenta de que sus propios destinos electorales están inextricablemente entrelazados con los de Trump. La única pregunta que queda es cuánta evidencia adicional se necesita antes de que el Partido Republicano llegue a esa fatídica realización.

Puedes leer todo el testimonio del ayudante del Consejo de Seguridad Nacional, Tim Morrison, en esta transcripción.