Mientras los demócratas y los republicanos discuten sobre las reglas para el juicio político inminente de Donald J. Trump, el abogado de uno de los secuaces acusados ​​del abogado del presidente, el asociado de Rudy Giuliani, Lev Parnas, está tratando desesperadamente de obtener el permiso de un juez federal para presentar evidencia de su cliente al Comité de Inteligencia de la Cámara y agregarla al ya formidable caso contra el presidente.

El abogado Joseph Bondy escribió una carta al juez que supervisa el juicio de Parnas y su compañero Igor Fruman para pedirle al juez J. Paul Oetken que modifique la orden de protección actualmente aplicable a la evidencia recopilada como parte del enjuiciamiento de Parnas para permitir que se comparta con el Comité.

Bondy está pidiendo que los datos de tres dispositivos móviles separados, propiedad de Parnas y confiscados por los investigadores, se entreguen al Comité de Inteligencia de la Cámara para verificar el valor del testimonio de su cliente en la investigación del plan de Trump para extorsionar a Ucrania y lograr que cooperase con la solicitud de Trump de investigar a su rival político, el ex vicepresidente Joe Biden, el mismo plan que condujo a los problemas de destitución del presidente.

“La revisión de estos materiales es esencial para la capacidad del Comité de corroborar la fuerza del testimonio potencial del Sr. Parnas”, según Bondy.

Bondy declaró en su carta que los fiscales en el caso de Parnas no se oponen a que se compartan las pruebas contenidas en los teléfonos del compinche de Giuliani.

El abogado también publicó la carta en las redes sociales usando los hashtags “Lev Remembers” (Lev Recuerda) y “Let Lev Speak” (Dejen Que Lev Hable) para llamar la atención del público sobre el deseo de su cliente de revelar lo que sabe sobre el canal extra-diplomático de la administración Trump para lograr sus objetivos políticos a través de un grupo secreto y deshonesto de agentes no elegidos y no confirmados que incluía al propio abogado del presidente, Rudy Giuliani.

Acabamos de pedirle permiso al Tribunal para dar materiales adicionales, extraídos de tres dispositivos electrónicos más de Lev Parnas, al Comité Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes #HPSCI para su uso en la investigación de juicio político.

.

.

Con la convocatoria de testigos al Senado para el juicio de Trump aún en duda, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, tiene la opción de reabrir las audiencias de juicio político para obtener el testimonio de aquellos testigos que aún no han comparecido ante el comité, incluido Parnas, el recién dispuesto a testificar John Bolton y aquellos empleados de la Oficina de Administración y Presupuesto cuyos correos electrónicos expresaron su preocupación por la legalidad de retener la ayuda militar a Ucrania.

Cualquier testimonio adicional solo puede aumentar la presión sobre el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-KY) y otros republicanos del Senado para que abandonen sus planes de un juicio simulado sin testigos, diseñado para exonerar a Trump sin tener que escuchar al personal de la administración con conocimiento directo del ilícito comportamiento.

Esperemos que el juez considere conveniente dejar cantar al pájaro enjaulado.