Ayer temprano, Beto O’Rourke anunció que suspendería su campaña presidencial, un acontecimiento en lo absoluto sorprendente para cualquiera que haya estado siguiendo sus bajos números de encuestas.

Beto manejó una buena campaña y tiene un futuro brillante en la política demócrata, incluso si no será nuestro candidato en el 2020. Debería ser elogiado por abandonar cuando lo hizo y hay varios otros candidatos que deben seguir su ejemplo para que podamos comenzar a unirnos en torno a una sola persona y asegurarnos de poder derrotar al peor presidente de la historia de Estados Unidos en las próximas elecciones.

O’Rourke compartió su decisión en Medium en una publicación titulada “Gracias“. Citó la falta de “medios para avanzar con éxito” como un factor principal en su abandono, que como explica The New York Times, es una referencia directa a los menguantes fondos de su campaña.

El ex congresista apuntó específicamente al presidente en su publicación, destacando a la forma en que Trump continúa dividiéndonos como país cuando su objetivo debería ser unirnos a todos.

“Yo decidí postularme para presidente porque creía que podía ayudar a unir a un país dividido en una causa común para encarar el mayor conjunto de desafíos que hemos enfrentado. También sabía que el más fundamental de ellos es el miedo, el temor que Donald Trump quiere que sintamos los unos respecto a los otros; el miedo muy real que viven muchos en este país; y el miedo que a veces sentimos cuando se trata de hacer lo correcto, especialmente cuando va en contra de lo que es políticamente conveniente o popular”, escribió O’Rourke.

Más tarde en el día, Trump lanzó un pequeño tuit a O’Rourke, burlándose de su anuncio. Resulta que incluso eso no fue suficiente para nuestro presidente increíblemente infantil.

En un mitin en Mississippi anoche, Trump se refirió a O’Rourke como un “pobre bastardo” y lo llamó repetidamente patético. Además de ser simplemente una diatriba inmadura, ese comportamiento debería estar por debajo de la dignidad de la presidencia. Cada vez que este hombre abre la boca, degrada la Oficina Oval aún más.

Mira el clip a continuación y perdona el hecho de que fue compartido en Twitter por algún acólito trumpista al azar:

Shem Horne: “Beto. Ah, el pobre bastardo. Pobre tipo tan patético. Fue muy patético. ¿Lo recuerdan, agitando los brazos?

.

.