Si donald trump pudiera considerarse bueno en cosa alguna además de ser un experto en mentiras mal elaboradas, sería cuanto a proyección psicológica: la asignación de sus propios problemas, comportamientos y fallas criminales a sus oponentes políticos como una medida defensiva y de distracción.

En ninguna parte es esto más evidente que en sus declaraciones sobre la aptitud mental de su presunto oponente demócrata en las elecciones presidenciales del 2020, el ex vicepresidente Joe Biden.

A pesar del hecho de que se especula ampliamente que el propio trump sufre de una forma temprana de la enfermedad de Alzheimer que su padre tuvo en los últimos años de su vida, como lo demuestra su comportamiento errático, el uso frecuente de las dos manos para levantar un vaso de agua hasta sus labios y sus luchas caminando por una rampa, entre muchos otros ejemplos; el presidente ha expresado tontamente que la aptitud cognitiva de Joe Biden para la presidencia sea un componente central de sus ataques de campaña contra el candidato demócrata.

Mientras que Joe Biden ha mantenido un perfil relativamente bajo hasta el momento durante las semanas de cierre de la pandemia, prefiriendo, al parecer, dejar que trump cave su propia tumba metafórica a través de sus acciones desastrosas, inacciones vergonzosas, tuits espantosos y otros pasos en falso, en un discurso que pronunció recientemente en Wilmington, Delaware, desafió a trump a un concurso de medición de la capacidad cognitiva que el ex vicepresidente confía que él ganaría.

El reto de Biden se produjo al final de su discurso en respuesta a una pregunta de un periodista, después de que el candidato demócrata había destripado a Trump sobre su manejo de la crisis COVID-19 y su fracaso para abordar coherentemente la noticia de que el Kremlin había pagado a los talibanes en Afganistán, una recompensa por cada soldado estadounidense que mataron.

Con respecto al brote de coronavirus y sus devastadoras consecuencias económicas, Biden dijo:

“Necesitamos un presidente”, no un “animador”, criticando las fallas de Trump para controlar la propagación del virus. “Señor. Presidente, no se trata de usted. Se trata de la salud y el bienestar del público estadounidense”.

El líder demócrata les recordó a los estadounidenses los sacrificios que ya habían hecho y lamentó los intentos de Trump de ignorar la ciencia y convertir los pasos responsables, como usar máscaras, en una declaración política“.

Biden luego procedió a esbozar su propio plan de ataque contra la pandemia, dada “las circunstancias actuales que enfrentamos como resultado de los persistentes fracasos del presidente Trump”.

Tras señalar que le pediría de inmediato al Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, que continúe en su papel de líder en los esfuerzos para combatir el virus COVID-19, el plan de Biden especifica que:

“El Dr. Fauci tendrá acceso completo a la Oficina Oval y una plataforma sin censura para hablar directamente con el pueblo estadounidense, ya sea entregando buenas o malas noticias”.

Si bien la mayor parte del plan consiste en pasos que se han pedido en voz alta desde los primeros días de la pandemia, el fracaso de la administración Trump en cumplir con cualquiera de los pasos lógicos para controlar la enfermedad llevó a Biden a pedirle al presidente que adopte su plan en su totalidad de inmediato.

“Los bloqueos estatales en los que tantos estadounidenses vivieron durante meses tenían la intención de ganarnos tiempo para actuar juntos”, dijo Biden en sus comentarios. “En lugar de usar ese tiempo para prepararnos, Donald Trump lo desperdició”.

Aaron Rupar: Biden sobre la respuesta del coronavirus de Trump: “Parece que nuestro presidente en tiempos de guerra se rindió, agitó la bandera blanca y abandonó el campo de batalla”.

.

.

La controversia en torno a la recompensa rusa y cuándo, o si, donald trump fue informado respecto a los informes de inteligencia que revelaron su existencia, le dio a Biden su primera oportunidad de arrojar acusaciones de deterioro cognitivo a la cara de Trump.

Andrew Bates: Joe Biden sobre la inacción de trump ante las noticias de la bomba de Rusia / Afganistán: “No parece ser cognitivamente consciente de lo que está sucediendo. O lee y / o recibe información sobre temas importantes y lo olvida o no cree que  sea necesario que él lo sepa “.

.

.

Dado que la Casa Blanca ha dado informes contradictorios sobre si el presidente recibió información verbal sobre la situación o no, los informes de los medios indican que la noticia se incluyó en la versión escrita de la sesión informativa diaria del presidente, destacando la negligencia de Trump en el incumplimiento de sus deberes.

Biden le lanzó su último desafío a Trump por un duelo de habilidades cognitivas después de que un periodista le preguntó si había sido evaluado por una disminución de su agudeza mental.

Brian Tyler Cohen: Biden es cuestionado por deterioro cognitivo. Así es exactamente como responde a esa pregunta. Correcto. (Se refiere a que simplemente retó a trump a mantener un duelo mental con él).

.

.

Si bien Biden busca socavar lo que parece ser el principal tema de conversación que la campaña de Trump tiene en su arsenal electoral al confirmar que el emperador no tiene cerebro, es probable que tenga dificultades para convencer a ese grupo central de devotos de trump, a los que les lavaron el cerebro en Fox News, de que el hombre cuyo intelecto se encuentra en niveles tan agotados como el suyo, no es el “genio estable” que dice ser.

Frente a ese pensamiento mágico delirante, tenemos la suerte de que la mayoría de los estadounidenses todavía creen en sus propios ojos y oídos y pueden presenciar el comportamiento de trump por sí mismos y votar en consecuencia.