Cuando la larga pesadilla de la pandemia del COVID-19 finalmente termine, recaerá en profesionales médicos, expertos en políticas e historiadores para que asuman la tarea de realizar un análisis exhaustivo post mortem sobre el manejo abismal de la administración Trump de este brote mortal.

El presidente mismo ha minimizado constantemente los riesgos planteados por el nuevo coronavirus y ha tomado una serie de decisiones desastrosas, desde pelear con los gobernadores en un momento en que debería unificar el país hasta nombrar a Jared Kushner, inexperto y arrogante, para la fuerza de tarea del coronavirus.

A lo largo de todo esto, el único elemento confiable en el gobierno federal ha sido el Dr. Anthony Fauci, Director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. A pesar de que Trump y sus lacayos trabajan para difundir información errónea y pintarse de la manera más halagadora posible, Fauci se ha mantenido firme, rechazando con delicadeza las afirmaciones falsas cuando es necesario y ajustándose a los hechos.

La próxima semana, el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes llevará a cabo una audiencia COVID-19 supervisada por el Subcomité Labor-HHS-Educación. El Dr. Fauci serviría como testigo ideal, pero el comité ahora ha revelado que su solicitud oficial de su testimonio ha sido bloqueada por la Casa Blanca.

Yamiche Alcindor: “CONFIRMADO: El Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes dice que buscó al Dr. Anthony Fauci como testigo en la audiencia del Subcomité de Educación Laboral-HHS sobre la respuesta de COVID-19. Dice que un funcionario de la administración le informó que la Casa Blanca había bloqueado al Dr. Fauci para que no pueda testificar “.
.


.

Claramente, la administración está preocupada de que Fauci se ponga de pie frente al Congreso y declare la verdad completa y sin adornos, exponiendo sus innumerables deficiencias en el proceso. Al evitar que testifique directamente, evitan por completo ese posible resultado. En el proceso, también niegan a los estadounidenses la inestimable visión de Fauci. Es un caso claro de que el equipo de Trump pone sus propias necesidades políticas por encima de los intereses de salud del país.

“Si bien la Administración Trump continúa su respuesta de todo el gobierno aCOVID-19, incluida la apertura segura de Estados Unidos nuevamente y agilizar el desarrollo de vacunas, es contraproducente tener a las mismas personas involucradas en esos esfuerzos que aparecen en las audiencias del Congreso. Estamos comprometidos a trabajar con el Congreso para ofrecer testimonio en el momento apropiado ”, dijo el portavoz de la Casa Blanca Judd Deere a NBC News.

La explicación es claramente sin sentido. No hay ningún inconveniente legítimo en que Fauci se tome una o dos horas para la audiencia. La Casa Blanca nos debe a todos una razón real para bloquear el testimonio de Fauci. Tenemos derecho a escuchar lo que tiene que decir y ahora no es momento de jugar a la política y mucho menos de pasarse por el Arco de Triunfo los chequeos y balances que concibieron los Padres Fundadores de la Nación.

Mark Knoller: “La Casa Blanca confirma y defiende la decisión de bloquear el testimonio ante el Congreso la próxima semana del Dr. Anthony Fauci para discutir la respuesta del coronavirus. Es contraproducente”, dice @ JuddPDeere45, permitir ese testimonio ahora, pero lo hará “en el momento apropiado”.
.


.