Esto lo afirma un famoso y reconocido doctor estadounidense. Y de verdad es increíble, todos piensan que es el cáncer, o la diabetes, pero no lo es. Lo más triste es que se conoce a los culpables directos y no pasa nada.

Claro, los culpables indirectos son los de siempre: los más ricos, los poderosos, las Grandes Farmacéuticas y las grandes Cadenas de Hospitales, a quienes para nada importan las vidas de los seres humanos.

Son sólo dos minutos, pero vale la pena verlo: