En su segundo cambio de política de última hora esta semana, el presidente Trump canceló su inminente orden de deportación masiva que habría hecho que los agentes de ICE detuvieran a miles de inmigrantes bajo órdenes de deportación o a los que no hubieran asistido al llamado de la corte.

Donald J. Trump: “A solicitud de los demócratas, retrasé el Proceso de Remoción de Inmigración Ilegal (Deportación) durante dos semanas para ver si los demócratas y los republicanos pueden reunirse y encontrar una solución a los problemas de Asilo y las Lagunas en la Frontera Sur. Si no, ¡empiezan las Deportaciones!”
.


.

El cambio temporal de intención del presidente respecto a sus planes de control de inmigración se produce días después de que se reveló que puso fin a un ataque de represalia a Irán después de que ese país derribara un avión no tripulado de EE. UU. en circunstancias disputadas.

Al igual que la cancelación del ataque a Irán, que Trump ha declarado que decidió después de darse cuenta de que las aproximadamente 150 víctimas iraníes que probablemente hubieran resultado del ataque serían una respuesta “desproporcionada“, el presidente una vez más está creando él mismo un problema al declarar que tomaría una acción controversial impopular y luego se rectracta para mostrarse a sí mismo como la persona que viene al rescate del problema.

Según Político, “la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, llamó a Trump el viernes por la noche para pedirle que suspendiera las redadas, según una fuente familiarizada con la conversación, que duró unos 12 minutos“.

Pelosi respondió al anuncio que hizo el presidente en Twitter de su retraso temporal en la aplicación de la ley con un tuit que le dio la bienvenida a su movida y reafirmó el compromiso de su partido de mantener unidas a las familias de refugiados.

Nancy Pelosi: “Señor Presidente, la demora es bienvenida. Se necesita tiempo para una reforma migratoria integral. Las familias deben permanecer unidas”.
.


.

En una declaración anterior antes de que Trump señalara su reversión, la Vocera Pelosi (D-CA) describió las redadas anticipadas como algo “sin corazón“.

“Estas familias son miembros trabajadores de nuestras comunidades y nuestro país. La acción del presidente no hace distinción entre una violación del estado migratorio y cometer un delito grave. Es importante que el Presidente y nuestras comunidades de inmigrantes sepan que ellos tienen derechos en los Estados Unidos”, dijo Pelosi.

Los planes de deportación de Trump se habían enfrentado a la oposición de numerosos alcaldes y funcionarios locales encargados de hacer cumplir la ley en todo el país, como lo demuestra esta declaración del alguacil de Los Ángeles Alex Villanueva:

“Me opongo firmemente a las amenazas del Presidente Trump de deportaciones masivas en Twitter y la televisión. Sus acciones son irresponsables e innecesarias si, de hecho, el Presidente está realmente preocupado por eliminar a los delincuentes violentos indocumentados para garantizar su seguridad pública”, dijo Villanueva.

Gran parte de la alarma generada entre los oficiales locales de aplicación de la ley fue el resultado de las exageraciones bélicas de Trump en la víspera de su último mitin de campaña la semana pasada en Orlando cuando declaró que “la próxima semana ICE comenzará el proceso de eliminar a los millones de extranjeros ilegales que ilícitamente encontraron su camino hacia los Estados Unidos. Se removerán tan rápido como entren“.

Debido a la gran cantidad de dudas acerca de las afirmaciones de Trump de que las medidas de cumplimiento de la ley de inmigración podrían manejar logísticamente la cifra de un millón de personas que el presidente citó, los funcionarios locales encargados de hacer cumplir la ley estaban preocupados por las interrupciones que causan las redadas de inmigración en sus comunidades, donde residentes de EE. UU. sin documentos oficiales podrían verse detenidos y deportados debido a una multa de tráfico sin pagar o alguna otra infracción menor.

Si bien los inmigrantes pueden respirar un suspiro de alivio durante las próximas dos semanas, al igual que la crisis de Irán, el peligro aún no ha terminado. Si Trump no obtiene los resultados que desea, podría fácilmente ordenar que las deportaciones vuelvan a comenzar.

Razón de más para comenzar la audiencia de destitución para eliminar a este hombre inestable y petulante de la Casa Blanca tan pronto como sea humanamente posible.