La economía estadounidense acaba de irse por un tubo a un ritmo salvaje, ya que la imprudente guerra comercial del presidente Trump con China continúa afectando la confianza de los inversores y sumiendo a los mercados en el caos.

Estados Unidos se despertó con la noticia de que China estaba nivelando los aranceles sobre productos estadounidenses por valor de $ 75 mil millones, como petróleo crudo, automóviles, soja, carne de cerdo y maíz.

Desesperado, inseguro y frustrado, el presidente Trump reaccionó de la única manera que sabe: un estallido furioso en Twitter lleno de amenazas y resabios, y arremetió contra el presidente Xi de China y contra su propio presidente de la Reserva Federal, Jay Powell.

En un sorprendente tweet, “ordenó” a todas las compañías estadounidenses que comenzaran a buscar “alternativas” a China, que obviamente es uno de los socios comerciales más grandes de Estados Unidos.

Donald J. Trump: “Nuestro país ha perdido, estúpidamente, billones de dólares con China durante muchos años. Han robado nuestra propiedad intelectual a razón de cientos de miles de millones de dólares al año, y quieren continuar. No dejaré que eso suceda! No necesitamos a China y, francamente, estaríamos mucho …

Donald J. Trump: “… mejor sin ellos. Las inmensas cantidades de dinero hechas y robadas por China de los Estados Unidos, año tras año, durante décadas, DEBERÁN DETENERSE. Nuestras grandes compañías estadounidenses tienen la orden de inmediato. Comenzar a buscar una alternativa a China, incluyendo traer … “
.


.

Eso, por supuesto, envió a los mercados a un alboroto y provocó una caída de 573 puntos en el Dow Jones. Hace solo unos momentos, Jay Powell había estado haciendo que los mercados volvieran a la estabilidad por sí mismo en una reunión de banqueros en Jackson Hole, Wyoming.

“Nuestro desafío ahora es hacer lo que la política monetaria puede hacer para mantener la expansión, de modo que los beneficios del fuerte mercado laboral se extiendan a más de los que aún quedan atrás, y para que la inflación se centre firmemente en torno al 2 por ciento”, dijo Powell.

Sin embargo, todo esto fue en vano, ya que Trump duplicó su comportamiento agresivo hacia China y declaró que agregaría otros $ 250 mil millones en aranceles a los productos chinos.

Donald J. Trump: “… Lamentablemente, las administraciones pasadas han permitido que China se adelante tanto al Comercio Justo y Equilibrado que se ha convertido en una gran carga para el contribuyente estadounidense. ¡Como Presidente, ya no puedo permitir que esto suceda! En el espíritu de lograr el Comercio Justo, debemos equilibrar esta … “

Donald J. Trump: “… relación comercial injusta. China no debería haber puesto nuevos aranceles de 75 MIL MILLONES DE DÓLARES de productos de los Estados Unidos (¡motivados políticamente!). A partir del 1 de octubre, los 250 MIL MILLONES DE DÓLARES de bienes y productos de China, que actualmente se gravan al 25%, se gravarán al 30% … “
.


.

El Dow Jones terminó el día con 623 puntos abajo con los rendimientos del Tesoro arrastrándose hacia el territorio de “advertencia de recesión“.

Pero lo más problemático de todo esto es que las grandes empresas y corporaciones, ni cortas ni perezosas, se las arreglarán para que tú y yo y nuestras familias seamos los que paguemos los platos rotos y ellos salir airoso, pues ya sabes que si el petróleo sube 5 centavos, ellos suben 7 y le echan la culpa al mercado; y por supuesto, si los aranceles suben un 5%, ellos se las arreglarán para subir el precio final al consumidor en 5.5 o 6%. Por tanto SOMOS NOSOTROS LOS GRANDE PERDEDORES.