El Partido Republicano moderno pasa una gran cantidad de tiempo demonizando y enfureciéndose a sí mismo por los “antifa” –  antifascistas – mientras también muestra un aprecio cada vez más expresivo por el propio super-fascista, Adolf Hitler.

Una consultora republicana de Staten Island se encuentra en problemas por gritar “¡Heil Hitler!” en una protesta contra los cierres. A primera vista, uno podría haber pensado (como yo) que este fue el incidente fuera del Capitolio el 6 de enero cuando una congresista republicana recién elegida declaró que “Hitler tenía razón en una cosa”, pero no, este es el segundo incidente en poco más de un mes donde un republicano ha invocado al genocida más notorio de la historia.

Leticia Remauro, quien actualmente se postula para presidenta del condado, fue filmada en una protesta el 2 de diciembre contra el cierre de Staten Island por el coronavirus, cuando los agentes del alguacil cerraron varios negocios. “Estamos con la comunidad de pequeñas empresas, con Staten Island para defender nuestro derecho: el derecho a pagar impuestos para que podamos pagar los salarios de estos buenos hombres y mujeres“, criticó Remauro en un video que ella misma publicó y que luego fue eliminado de Facebook.

“Pero, no por nada, a veces tienes que decir, ‘¡Heil Hitler! – ¡No es una buena idea enviarme aquí! ‘”.

Cuando el  NY Daily News solicitó un comentario  Remauro se disculpó y dijo que “lamenta absolutamente la elección de las palabras“, pero también dejó en claro que “en realidad quería decir ‘mein Führer, no es una buena idea enviarme aquí’“. Lo cual realmente, no es mejor.

Continuó mostrando una hipocresía típicamente republicana: “Me disculpo profundamente porque la palabra que utilicé al tratar de crear una analogía es ofensiva“, dijo. “Pero cuando piensas en la Alemania nazi, en Cuba, con Mussolini comienza de la misma manera. Vienen por tu negocio, tu religión, tu propiedad y luego por tí“.

La ciudad de Nueva York es un epicentro de la pandemia de coronavirus con 1,15 millones de casos y casi 40,000 muertos mientras el gobernador Andrew Cuomo y el alcalde Bill de Blasio continúan manejando mal la crisis, la indignación más reciente se centró en las dosis de la vacuna COVID-19 que se tiraron a la basura. porque Cuomo amenazó con castigar a los proveedores por dar la vacuna a receptores no elegibles.

Con un número de víctimas tan asombroso, es más que ofensivo para cualquiera comparar los esfuerzos para detener la propagación del coronavirus con cualquier cosa que hicieron los nazis y solo otra señal de cuán salvajemente fuera de contacto con la realidad se ha vuelto la retórica de la derecha.

Informe original de Chris Sommerfeldt y Cathy Burke en el NY Daily News.

Mira el video aquí:

.

.

.