Cuando publicas en Twitter a la velocidad vertiginosa a la que Donald Trump lo ha hecho en los últimos meses, es probable que haya fallas y errores que se introduzcan en tu feed.

El presidente aprendió la dura lección del riesgo de retuitear sin verificar antes las fuentes y las cosas, cuando retuiteó un saludo de cumpleaños para la Marina de los EE. UU. con motivo del 224 aniversario de su fundación en 1775.

El tuit fue publicado originalmente por el congresista Brian Mast (R-FL) y parecía un meme suficientemente inocente y adecuadamente patriótico para retuitear en un momento en que el compromiso de Trump con las fuerzas armadas estadounidenses y sus aliados se ha cuestionado luego de su decisión de retirar tropas del norte de Siria y abandonar a nuestros aliados kurdos.

Con una imagen de un impresionante acorazado, el meme presenta un impresionante retrato del poderío naval de Estados Unidos en alta mar.

Pero hay un problema. Uno solo.

El barco en la imagen no era un buque de guerra de EE. UU., como David Brown, de la edición adjunta de defensa de Politico, señaló en un tweet que devino en una gran vergüenza para el congresista Mast y el presidente Trump.

Dave Brown: “Ese es el crucero de batalla ruso Pyotr Velikiy”.
.


.

No es seguro si Trump era consciente de que estaba promoviendo las capacidades navales rusas (nada menos que uno de sus buques insignias, el acorazado Pedro el Grande) en lugar del dominio estadounidense de los mares, pero una vez que el error se hizo público, la Casa Blanca eliminó rápidamente el tweet erróneo y lo reemplazó por uno más apropiado, aunque menos evidente, con una poderosa imagen que contiene barcos reales de la Marina de los EE. UU.

Donald J. Trump: “¡Feliz cumpleaños @USNavy!”
.


.

Quizás la postal del acorazado ruso fue una broma astuta entre Trump y el presidente ruso Vladimir Putin, enviada como una broma tardía de cumpleaños al líder del Kremlin que celebró su 67 cumpleaños a principios de esta semana.

Putin ya había recibido un importante regalo de cumpleaños de Trump, en la retirada por parte del presidente estadounidense de las tropas estadounidenses de Siria, una medida que solidificó los intereses de Rusia en el Medio Oriente a expensas de los Estados Unidos, a medida que Trump se mueve para instituir un nueva política exterior aislacionista para nuestra nación.

Dado el obsequio oportuno para el cumpleañero ruso, es más probable que la retuiteada metedura de pata fuera simplemente otro ejemplo de la falta de atención de la administración Trump a los detalles y la incompetencia general.

Es difícil preocuparse de las pequeñas cosas cuando ves la destitución tocando a tu puerta.