El ex director del FBI, James Comey, se lanzó a Twitter ayer para enviar un sorprendente tweet que tiene a las redes sociales llenas de curiosidad y diversión.

Ahora más infame por sus pésimos tweets y sus tweets de autofotos, y no por el hecho de que casi sin ayuda regaló la elección del 2016 a Donald Trump con el envío al Congreso del caso con los correos electrónicos de Hillarty Clinton, Comey se burló de sí mismo y pareció insinuar que podría aventurarse en una carrera presidencial en el 2020 con una foto de él parado en medio de la carretera en una metáfora de mano dura para el centrismo macabro al que sin duda se adheriría como presidente.

James Comey: “Estoy dentro. Necesitamos a alguien en el medio. # 2020”.
.

.

Si bien esto es muy probable que sea una broma para tontos por el “1 de April”, debería alarmarnos a todos pues James Comey, un halcón republicano de seguridad nacional que es responsable de que el FBI trate a los activistas de Black Lives Matter como si representaran amenazas terroristas y que el FBI permaneciese a la espera, permitiendo que el pedófilo condenado, doctor Larry Nasser, molestara a docenas de niñas a pesar de que sabían que lo estaba haciendo, pues podría ser visto como un candidato a la presidencia.

Si bien es muy poco probable que James Comey pueda llegar muy lejos en una primaria demócrata abarrotada, es importante que recordemos que en este momento de intensa competencia partidista, la mitad del camino es el último lugar donde queremos estar. Nuestros enemigos políticos no se comprometen ni se involucran con ningún tipo de buena fe, y no merecen nada de nosotros.

Debemos elegir nuestro lado del camino y producir una visión ideológica de un nuevo futuro estadounidense que tenga un marcado contraste con los horrores distópicos del Trumpismo, no pararnos en el medio y esperar a que el tren Trump nos atropelle.