Desde que lanzara su candidatura a la presidencia de Estados Unidos en Abril del año pasado, Joe Biden declaró que representaba dos cosas: a los trabajadores que “construyeron este país” y a los valores que pueden unificar las grietas que actualmente dividen a Estados Unidos.

Muchas cosas han pasado desde entonces, pero debemos resaltar a 5 de ellas:

1) la pandemia de COVID-19;
2) el incremento del racismo sistémico en el país;
3) lo que ya parece ser una depresión económica histórica;
4) la enorme presión de los “progresistas”, muchos de los cuales han condicionado su voto a que Biden de verdad enfrente las grandes calamidades de este país; y
5) el giro del centro de todos los ataques de Trump a Biden etiquetándolo como “Comunista“.

Estos eventos, sin lugar a dudas, han obligado al demócrata a perfilar algunas de sus propuestas, prioridades y estrategias, y también a nombrar a la senadora por California Kamala Harris como su número dos -la primera mujer negra candidata a la vicepresidencia en la historia del país.

Sin embargo, hay una cosa que no ha cambiado: la propuesta básica de Biden, que fuera vicepresidente de Barack Obama, sigue siendo reconstruir y restaurar lo que se ha perdido durante el gobierno actual, desde las alianzas internacionales hasta el avance de la clase media, la protección ambiental y los derechos a la atención médica, haciéndo énfasis inicial en la pandemia que agobia al país y al mundo.

Veamos muy rápidamente las principales propuestas de Biden, que nada tienen de “comunistas” y no llegan al nivel que la izquierda liberal quisiera, pero que pueden servir para unificar la voluntad de los ciudadanos de este país que aún defienden y valoran lo que se denomina “valores estadounidenses“.

CORONAVIRUS: Programa Nacional de Testeo y Rastreo

En sus últimos días como vicepresidente durante la administración Obama, Biden inició un masivo y ambicioso proyecto federal para impulsar la investigación del cáncer, conocido como la Iniciativa Nacional para el Cancer Moonshot.

Para abordar el enorme desafío que representa el coronavirus hoy Biden propone proporcionar pruebas gratuitas para todos y contratar a 100,000 personas para establecer un programa nacional de rastreo de contactos.

Pretende establecer al menos diez centros de pruebas en cada estado y pedir a las agencias federales que desplieguen recursos y brinden una guía nacional más firme a través de expertos federales. Y cree que todos los gobernadores deberían exigir el uso de máscaras.

SALUD: Ampliación del Obamacare

Para ampliar el alcance de la Ley conocida como Obamacare, aprobada durante su gestión como vicepresidente y que Trump ha intentado derogar, Biden quiere asegurar a aproximadamente el 97% de los estadounidenses.

Aunque no llega a la propuesta de seguro médico universal, conocida como “Medicare para todos“, por la que abogan los miembros más progresistas de su partido, Biden promete dar a todos los estadounidenses la opción de inscribirse en una opción de seguro médico público similar a Medicare, que actualmente brinda beneficios médicos a los ancianos.

También promete reducir la edad de elegibilidad para Medicare, de 65 a 60 años. El Comité para un Presupuesto Federal Responsable, un grupo no partidista, estima que el plan total de Biden costaría US$2,25 billones en diez años, pero podría ahorrar mucho más de lo que cuesta.

ECONOMÍA: Salario Mínimo y Energía Renovable

Biden quiere aumentar el salario mínimo a al menos US$15 la hora, una medida que goza de popularidad entre los jóvenes y que se ha convertido en una especie de reclamo universal en el 2020.

También propone poner fin al pago de salarios por debajo del mínimo para los trabajadores que reciben propinas. Y ha dicho que revertirá los recortes de impuestos de la era Trump, pero ha dejado claro que no subirá los impuestos a nadie que gane por debajo de los $400,000 dólares anuales.

Al mismo tiempo, intenta priorizar la construcción de una economía de energía limpia, proponiendo una inversión de US$2 billones en energía verde, argumentando que eso ayudaría a la clase trabajadora, vinculada a la mayoría de esos trabajos.

MEDIO AMBIENTE: Acuerdo Climático de París y Energía Verde

Si gana, regresará a EE.UU. al Acuerdo de París, del que se retiró Trump y se ha comprometido a alcanzar una “economía de energía limpia” al 100% para 2050, describiendo el cambio climático como “el desafío que definirá el futuro de nuestro país“.

INDUSTRIA: Prioridad a la Producción Nacional

El plan “Reconstruir Mejor” de Biden propone que el gobierno federal invierta US$700.000 millones de dólares en materiales, servicios, investigación y tecnología fabricados en EE.UU. La propuesta también apunta al fortalecimiento de las llamadas leyes “Compre productos estadounidenses“, que incluyen ajustar la definición de lo que es considerado un bien de producción nacional.

POLÍTICA EXTERIOR: Reputación de EEUU y el Caso China

La política de Biden se centra en una noción de “política exterior para la clase media”, así como en la promesa de reparar las relaciones con los tradicionales aliados del país que Trump socavó, en particular con la OTAN. Según sus propias palabras, se centrará primero en los problemas internos y no firmará nuevos acuerdos hasta que haya inversiones en el país, por ejemplo, en atención médica e infraestructura.

Biden también ha dicho que China debería rendir cuentas por prácticas injustas, pero en lugar de imponer aranceles unilaterales ha propuesto formar una coalición internacional con otras democracias de forma que China “no pueda permitirse seguir ignorarando” los reclamos de la comunidad internacional.

EDUCACIÓN: Expandir Educación Universal Gratuita

En un acercamiento a las exigencias de los sectores más progresistas del país, Biden ha respaldado varias grandes políticas educativas: condonación de la deuda de préstamos estudiantiles, expansión de universidades gratuitas y acceso preescolar universal, todo lo cual se pagaría con el dinero recuperado de la retirada de los recortes de impuestos de la era Trump.

Esto no significa que desaparezcan las Universidades privadas, ni que todos puedan acceder a la educación superior gratuita, pero sí los hijos de las familias de menos ingresos: trabajadores, empleados y clase media baja.

CONTROL DE ARMAS: Frenar la Violencia Armada

Su campaña ha llamado a la violencia armada “una pandemia de salud pública” y han prometido más de dos decenas de cambios en las políticas estadounidenses de control de armas, prohibiendo la fabricación y venta de armas de asalto y cargadores de alta capacidad y exigiendo verificaciones de antecedentes para todos los compradores de armas.

También pondrá fin a la venta en línea de armas de fuego y municiones, e incentivará a los estados a invocar leyes de alerta que permitan a la policía confiscar armas temporalmente a personas consideradas peligrosas. Y por supuesto que no se trata de eliminar la Segunda Enmienda ni nada que se parezca, sino de establecer controles civilizados similares al de otras naciones desarrolladas del mundo.

INMIGRACIÓN: Rechazo a las Políticas Trumpistas

La prioridad 1 es deshacer las políticas de inmigración de la era Trump. En sus primeros 100 días en el cargo, promete revertir las políticas que separan a los padres de sus hijos en la frontera, rescindir los límites a las solicitudes de los solicitantes de asilo y poner fin a las prohibiciones de viaje a varios países de mayoría musulmana.

También promete proteger a los “Soñadores” y garantizar que sean elegibles para la ayuda federal para estudiantes.

SISTEMA DE JUSTICIA: Reforma Penal, Marihuana Legal y no Pena de Muerte

Biden ha propuesto una serie de políticas para reducir el encarcelamiento, abordar las disparidades por raza, género e ingresos en el sistema judicial y rehabilitar a los prisioneros liberados. Eliminaría las sentencias mínimas obligatorias, despenalizaría la marihuana y eliminaría las condenas anteriores por cannabis, poniendo también fin a la pena de muerte.

Sin embargo, ha sido categórico en rechazar los llamados a retirar fondos a la policía, aunque coincide en que algunos de esos fondos deberían ser redirigidos a los servicios sociales, como los de salud mental.

Al mismo tiempo, su plataforma aboga por una inversión de US$300 millones en un programa de policía comunitaria y promete expandir el poder del Departamento de Justicia para abordar la mala conducta sistémica en los departamentos de policía.

CONCLUSIONES RÁPIDAS

Ahora ya sabes a qué atenerte respecto a las propuestas y prioridades de Biden si gana el 3 de Noviembre. Y puedes revisar aquí lo que pasaría si Trump resultara electo. Por último, si aún no lo has visto, puedes echar un vistazo aquí al video de minuto y medio de Michelle Obama invitándonos a votar en Noviembre como si en ello nos fuera la vida. Esas tres cosas son fundamentación suficiente para tomar una decisión informada en las próximas elecciones. Esperamos que sea una que ayude al país y al futuro de nuestros hijos.