Los esfuerzos implacablemente ilegales de Donald Trump para acusar a su rival político, el ex vicepresidente Joe Biden, de corrupción nepotista debido a los negocios de su hijo Hunter en Ucrania y China han traído la mayor amenaza a su presidencia hasta la fecha, pero un nuevo artículo en The Washington Post señala hoy a una instancia aún mayor de nepotismo y villanía en la propia familia del presidente.

Si esperabas que el informe detallara otra instancia de enriquecimiento personal poco ético por parte de Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner o por uno de los hijos de Trump, Donald Jr. y Eric, es posible que te sorprendas al encontrar un nuevo jugador en el saqueo por parte de la familia Trump del tesoro de los Estados Unidos.

Esta vez es la adjudicación de un lucrativo contrato del gobierno para proporcionar seguridad a los tribunales federales y los bloques de celdas del Servicio de Alguaciles de EE. UU. a una compañía parcialmente propiedad del hermano menor del presidente Robert Trump, que ha enardecido e instigado quejas de posibles interferencias en el proceso de licitación por empresas rivales decepcionadas que intentan asegurar el contrato.

El contrato de $ 33 millones fue otorgado a CertiPath, una compañía con sede en Reston, Virginia, en la que Robert Trump tiene una participación en la propiedad a través de una de sus propias firmas de inversión.

De acuerdo con The Washington Post:

“Después de que se adjudicó el contrato, un postor rival anónimo presentó una queja ante la oficina del inspector general del Departamento de Justicia, alegando que CertiPath no reveló que ‘uno de los parientes vivos más cercanos del presidente se beneficiaría económicamente de la transacción‘, según una copia de la carta de queja del 22 de julio obtenida por The Washington Post “.

“‘Las circunstancias de esta adjudicación de contrato, y lo que parecen ser los esfuerzos de CertiPath para ocultar el interés financiero del Sr. Robert Trump en la compañía, incluso cuando se negocia con el nombre de Trump, presentan la apariencia de un trato preferencial para aquellos que están cerca del Presidente”, dijo la queja, que fue enviada por Venable, un bufete de abogados de Washington, en nombre del cliente”.

Los intentos del Post de contactar a Robert Trump a través de su empresa Trump Management para obtener comentarios no tuvieron éxito.

Jeff Nigriny, presidente y fundador de CertiPath, una empresa dedicada a la seguridad digital y la verificación de las identidades en línea, emitió un comunicado que decía que Robert Trump “es un inversor en una entidad que tiene un interés minoritario en Certipath” y que “él es exclusivamente un inversor pasivo, no tiene ningún rol de gestión, no es un funcionario o director, y Certipath nunca ha utilizado ni mencionado su nombre en ninguna solicitud de contrato gubernamental, ya sea estatal o federal“.

El le dijo a The Post que él y su compañía no sabían previamente que el inspector general del Departamento de Justicia había recibido quejas sobre el proceso de licitación.

“Certipath nunca ha usado el nombre de Trump de ninguna manera, y hacerlo sería completamente inconsistente con nuestras prácticas y ética comercial”, afirmó Nigriny.

NMR Consulting de Chantilly, Virginia, una segunda compañía involucrada en la licitación del contrato, también registró una protesta por la adjudicación del acuerdo a CertiPath con la Oficina de Responsabilidad del Gobierno.

Drew Wade, portavoz del Servicio de Alguaciles de EE. UU., dijo que la segunda protesta de licitación ha llevado a una “orden de suspensión de trabajo” en el contrato hasta que se pueda investigar el asunto.

“No se invierte dinero con CertiPath hasta que se resuelva este problema”, afirmó Wade.

El Servicio de Alguaciles de EE. UU. no tenía conocimiento de las acusaciones de que un pariente del presidente tenía una participación financiera en CertiPath y tampoco sabía nada de la queja al inspector general, según Wade.

Mientras que el hermano del presidente, Robert, ha mantenido un perfil mucho más bajo que otros miembros de la familia Trump, ha estado íntimamente involucrado en el negocio inmobiliario de la familia, habiendo servido como vicepresidente ejecutivo en la Organización Trump y trabajando con su hermano Donald en las desastrosas inversiones de casino de la compañía en Atlantic City.

Ha sido un donante confiable de las arcas republicanas a lo largo de los años y un defensor vocal de las actividades políticas de su hermano.

“Apoyo a Donald al mil por ciento”, dijo al New York Post en 2016.

Trump Management, donde Robert Trump se desempeña actualmente como presidente, figura en el formulario de divulgación financiera del presidente como controlado en un 25% por Donald Trump a través del fideicomiso revocable que creó cuando se convirtió en presidente y el otro 75% listado como propiedad de “Miembros de la familia Trump.”

La participación de Robert Trump en CertiPath es a través de una compañía separada, SHiRT LLC, una sociedad de inversión que también incluye al director ejecutivo de CertiPath, Shawn R. Hughes. Desde que el hermano de Robert asumió el cargo, a CertiPath le han otorgado al menos $ 6 millones en contratos gubernamentales según The Washington Post.

La compañía anónima que presentó la queja ante el Departamento de Justicia dice que los problemas con la adjudicación del contrato a CertiPath van más allá de las meras sospechas de nepotismo y conflicto de intereses y se extienden a las capacidades básicas para cumplir con los requisitos del contrato en función de su experiencia.

“CertiPath, que proporciona principalmente productos de tecnología de la información relacionados con la identificación digital, parece carecer de las habilidades básicas de administración de programas y la experiencia requerida para proporcionar la seguridad física para los requisitos del Servicio de Alguaciles de EE. UU.”, decía la carta de queja.

Si bien CertiPath lo niega, la ironía de las acusaciones, que se producen en un momento en que Donald Trump está acusando tan fervientemente a la familia Biden de corrupción basada en la influencia nepotista, es inevitable.

Si las acusaciones contra el hermano del presidente demuestran ser ciertas, pronto el nombre de Trump eclipsará a los Soprano como el primer nombre que se te viene a la mente cuando se pronuncian las palabras “familia del crimen“.