La lista de delitos investigables del Secretario de Estado Mike Pompeo se hace más larga con cada día que pasa.

Las revelaciones sobre exactamente lo que el Inspector General recientemente despedido del Departamento de Estado, Steve Linick, ha estado escidriñando e investigando siguen filtrándose y han ido mucho más allá de los informes iniciales de meras irregularidades éticas, que implican que empleados federales recojan su lavado en seco de la tintorería, hagan su reservas en restaurantes, y paseen a su perro.

.

MundosShopping.com la Tienda Hispana Que ha Revolucionado las Compras en Tiempos de Coronavirus

.

Desde entonces, hemos leído que “Sr. Linick también estaba investigando si la administración declaró ilegalmente una “emergencia” el año pasado que le permitió a Pompeo eludir una prohibición del Congreso y aprobar la reanudación de la venta de armas a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos “, como informó The New York Times.

Ahora, Politico ha lanzado otra bomba sobre Pompeo y la administración Trump, revelando que el Inspector General había completado recientemente una investigación sobre dos de los principales asesores del Secretario de Estado, en la que concluyó que probablemente había encubierto acusaciones de violencia en el lugar de trabajo en la Oficina del Departamento de Protocolo.

La investigación sobre Cam Henderson, jefe de la Oficina de Protocolo del departamento, y su adjunta, Mary-Kate Fisher, puede haber sido un factor más en el llamado de Pompeo al presidente para que retire a Linick de su cargo.

Henderson ascendió a la posición en la parte superior de la oficina de protocolo después de que su predecesor, Sean Lawler, fuera forzado a salir de la oficina. Los empleados de la Oficina de Protocolo han alegado que Lawler intimidó y hostigó a su personal, e incluso llevó un látigo con él en el trabajo para crear una atmósfera de miedo.

La investigación de Linick no se basó tanto en el comportamiento del ahora despedido Lawler como en la violación de Henderson y Fisher de la política del Departamento de Estado al no informar las denuncias de violencia en el lugar de trabajo a sus superiores.

Según Politico, una fuente “familiarizada con el tema” dijo que la oficina del inspector general había concluido que Henderson y Fisher probablemente se habían topado con las regulaciones y que el Departamento de Estado debería tomar las medidas apropiadas.

Politico escribe:

“Según la persona familiarizada con el problema, la investigación se terminó hace unas dos semanas y la oficina de Linick estaba esperando una respuesta del departamento”.

Linick no esperaba que la respuesta fuera su aviso de treinta días, pero eso es lo que sucedió una vez que Pompeo hizo patentes sus deseos de liberarse de las irritantes molestias de Linick, que llegaron al conocimiento de Donald Trump.

Por su parte, Pompeo desestima los cargos de remover al inspector general debido a los resultados demasiado eficientes de sus investigaciones tan rápido como pidió la remoción de Linick. También descartó las acusaciones en su contra de que la oficina del inspector general lo estaba investigando.

“He visto varias historias de que alguien estaba paseando a mi perro para venderle armas a mi tintorería. Quiero decir, todo es una locura. Todo es una locura “, dijo Pompeo.

Quizás Linick podría haber obtenido resultados más efectivos de sus investigaciones si hubiera entrado en la oficina de Pompeo con un látigo.

Aparentemente, ese es el tipo de cosas que suceden en el Departamento de Estado con pocas consecuencias, excepto por las personas que investigan incidentes de violencia e intimidación en el lugar de trabajo y la falta de denuncia y acción al respecto.

.

MundosShopping.com la Tienda Hispana Que ha Revolucionado las Compras en Tiempos de Coronavirus

.