Después de días de demoras republicanas, el primer proyecto de ley sobre el coronavirus de la Cámara estaba listo para pasar por el Senado, pero justo en el momento precisoo, el miembro más desagradable y obstinado del Senado lo descarriló con un truco ridículo. El senador libertario Rand Paul (R-KY) ha anunciado que se opondrá al paquete para forzar un voto sobre su enmienda personal del proyecto. Incluso el senador Mitch McConnell prometió que pasaría por el Senado a “velocidad extrema“.

Andrea Mitchell: “Esta tarde el líder de la mayoría del Senado dijo que el Senado se movería a “velocidad extrema” para aprobar el paquete de ayuda de coronavirus a los hogares. Esta noche, el Senado no puede votar debido a las objeciones de Rand Paul”.

.

.

Al estilo típico de Rand Paul, esa enmienda aumenta las dificultades para los más vulnerables de la sociedad e inserta una demanda de política exterior escandalosa en un paquete de gasto interno.

Julie Tsirkin: “NUEVO: NO se espera que el Senado vote esta noche el paquete de alivio del coronavirus aprobado por la Cámara de Representantes, dos fuentes le dicen a NBC.

¿El retraso? Esta enmienda de Rand Paul, que probablemente recibirá una votación mañana ->”

.

.

Rand Paul quiere que el proyecto de ley de alivio del coronavirus modifique el código impositivo para negar los créditos tributarios por hijos a inmigrantes indocumentados y para terminar unilateralmente todas las operaciones militares de los Estados Unidos en Afganistán. Además, existe una curiosa y ominosa demanda de que se le otorgue al Presidente la “autoridad para transferir fondos según sea necesario“.

Uno se estremece al pensar en cómo el presidente Trump abusaría de ese poder.

Si bien hay una muy buena razón por la que debemos considerar el fin unilateral de las operaciones militares en Afganistán, usar el tema como un truco barato para retrasar un paquete de ayuda epidémica totalmente no relacionado y desesperadamente necesario está más allá de lo normal.

Paul ya votó en contra del primer proyecto de ley de coronavirus de emergencia; antes de eso, también lo retrasó con una enmienda que pedía “recortes a los programas de Intercambio Cultural del Departamento de Estado y reducir los fondos para la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional“, informa el  Courier-Journal .

Parece que está tan psicóticamente opuesto a cualquier gasto gubernamental en lo absoluto que está dispuesto a permitir que los estadounidenses continúen sufriendo solo para que pueda usar su tribuna en el Senado para su contaminada agenda política y pretender que es el único CONSEJERO REAL que queda en la corte.