Con cada día que pasa, aparece una nueva publicación indefendible en las redes sociales de uno de los nuevos miembros residentes del Congreso del “Q Klux Klan” y surge la pregunta de cómo estas personas fueron elegidas para el Congreso y por qué se les permitió sentarse después del intento de insurrección mortal de sus partidarios.

La última publicación en las redes sociales, previa a su arrivo al Congreso, que ha sido descubierta de las misivas de Facebook ahora eliminadas hechas por la representante partidaria de QAnon, Marjorie Taylor Greene (R-GA) por el grupo de vigilancia Media Matters For America, se lleva la palma por ser aún más ridícula y desquiciada que incluso la mayoría de las teorías de conspiración más descabelladas del QAnon.

La publicación se realizó en el 2018 en un momento en que los incendios forestales consumían porciones significativas del paisaje de California, lo que provocó muertes y destrucción de propiedades en todo el estado, y el Camp Fire, en particular, fue responsable de un total de 153,336 acres quemados, destruyendo 18,804 estructuras. y resultó en 85 muertes de civiles y varias lesiones de bomberos, siendo el incendio más mortífero y destructivo en la historia de California.

Los investigadores inicialmente señalaron con el dedo a uno de los principales proveedores de electricidad del estado como responsable de los incidentes que iniciaron los infiernos.

Si bien la mayoría de la gente aceptó la explicación de que la culpa de los incendios seguía siendo la falla de Pacific Gas & Electric en dar mantenimiento a sus líneas eléctricas, las líneas que posteriormente colapsaron con los fuertes vientos de Santa Ana, liberando chispas que desencadenaron la conflagración de la vegetación extremadamente seca, y sin agua por la sequía, Marjorie Taylor Greene luchó por encontrar una explicación alternativa para el inicio de los devastadores incendios forestales.

Su explicación vino directamente de los foros de mensajes de sus compañeros seguidores de QAnon, aunque uno podría suponer que fue arrancada directamente de las páginas de una novela de ciencia ficción mal escrita, e incluyó una dosis poco saludable de antisemitismo en la mezcla por si acaso.

Greene propone seriamente que los incendios no se iniciaron por las líneas eléctricas caídas que los investigadores que realmente habían examinado la evidencia física determinaron que estaban en la causa, sino por “láseres espaciales” inexistentes que fallaron cuando devolvieron energía de generadores de energía solar orbital inexistente.

Puede leer toda su perorata en esta captura de pantalla de su publicación de Facebook ahora eliminada a continuación, pero si no sabes inglés ni te preocupes. La esencia es lo que ya te dijimos.

.

.

Dado que incluso en el 2021 no hay un solo generador de energía solar en órbita comercial operativo que envíe energía a la tierra, las acusaciones de Greene son tan desquiciadas hoy como el día en que las hizo originalmente.

No es de extrañar que tanta gente haya estado pidiendo la expulsión de Greene del Congreso.

Con el trabajo de determinar la agenda legislativa de la nación, ningún miembro del Congreso debería estar excluido de pasar exámenes con puntos de referencia básicos de inteligencia y cordura antes de que se le permita ocupar sus puestos en este augusto órgano de gobierno.

Es innegable que la gente del distrito 14 del Congreso de Georgia consideró oportuno elegir a esta mujer claramente desquiciada como su representante, pero dado su apoyo a la “gran mentira” de que las elecciones presidenciales del 2020 le fueron robadas a Donald Trump, apoyo que puede vincularse directamente a la insurrección que amenazó la vida de sus colegas en el Congreso, y dada su tenue comprensión de la realidad concreta, Marjorie Taylor Greene no tiene por qué ser congresista.

Esta teórica de la conspiración engañada debería ser expulsada de la Cámara de Representantes en la primera oportunidad disponible.