Para la Bestia inhumana que tenemos como caricatura de Presidente en la casa Blanca, lo más importante es tener siempre a quien echarle la culpa. Ahora que su fracaso el el manejo del coronavirus se le viene encima como la famosa espada de Damocles en las cada vez más cerca elecciones del 2020, Donald Trump aparentemente ha decidido que la mejor manera de fortalecer sus posibilidades de reelección es forjar una teoría de conspiración enrevesada que ha llamado “Obamagate“.

Donald J. Trump: ¡OBAMAGATE hace que Watergate parezca poca cosa!

.

.

Donald J. Trump: Porque eso fue un OBAMAGATE, y él y el Somnoliento Joe encabezaron los cargos. ¡La administración más corrupta en la historia de los Estados Unidos!

.

.

Ya estamos acostumbrados a que, ante la falta frecuente de argumentos con los que sustentar sus absurdas acusaciones y sus teorías de la conspiración, Trump se basa en insinuaciones en lugar de hechos, arroja vagas afirmaciones y emplea una lógica generalmente sin sentido para enturbiar las aguas de nuestro discurso político.

El anaranjado presidente pretende que el pueblo estadounidense crea que Obama desplegó ilícitamente el poder del gobierno federal en un intento de robarle las elecciones del 2016 a Trump. La realidad es que el FBI sintió la necesidad de investigar la campaña de Trump debido a sus numerosas conexiones sospechosas con los operativos rusos. No hay escándalo, a pesar de lo mucho que Trump necesita que lo haya.

En el transcurso de una conferencia de prensa ayer, se le preguntó a Trump sobre su tuit de fin de semana acusando a Obama de cometer el “crimen político más grande en la historia de los Estados Unidos, ¡con mucho!

“¿Qué delito acusas exactamente al presidente Obama de cometer y crees que el Departamento de Justicia debería procesarlo?” preguntó el periodista.

“Uh, Obamagate”, respondió Trump. “Ha estado sucediendo por mucho tiempo. Ha estado sucediendo incluso antes de que me eligieran. Y es una desgracia que haya sucedido y si miras lo que está sucediendo y si miras ahora toda esta información que se está divulgando. Y por lo que entiendo, eso es solo el comienzo “.

“Sucedieron algunas cosas terribles y nunca se debe permitir que vuelva a suceder en nuestro país”, continuó, sin nombrar detalles. “Y verán lo que está sucediendo en las próximas semanas y desearía que escribieran honestamente al respecto, pero desafortunadamente eligen no hacerlo”, dijo Trump, antes de intentar pasar a una nueva pregunta.

“¿Cuál es exactamente el crimen del que lo estás acusando?” el periodista intervino, presionando por una respuesta concreta.

“Sabes cuál es el crimen. El crimen es muy obvio para todos. Todo lo que tienes que hacer es leer los periódicos, excepto el tuyo ”, respondió Trump, aparentemente incapaz de conjurar incluso una respuesta moderadamente plausible.

Por supuesto, la razón por la cual Donald Trump no puede nombrar el crimen específico que alega que Obama cometió es porque Obama en realidad no cometió un crimen. Toda esta narrativa de Obamagate es un trabajo de desprestigio transparente y conservador, un intento patético de generar controversia y apartar la atención de los fracasos de la pandemia de Trump.

Como tantas otras cosas cuando se trata del presidente Trump, “Obamagate” no es más que aire caliente. Incluso el escrutinio más superficial desinfla todo.

El pirata de derecha Benny Johnson compartió el clip en Twitter, aparentemente deleitándose con el hecho de que el líder de su partido es un viejo paranoico incoherente.

Benny: TRUMP: “#OBAMAGATE”

.

.