Es increíble ver como una buena parte de la gente más afectada por Trump le sigue incondicionalmente. Gente pobre, que gana una porquería y que jamás tendrán una inversión en la Bolsa le aplauden cuando dice que el mercado de acciones va bien. Los que nunca tendrán un yate lo aplauden cuando le baja el impuesto a los super ricos que se compren un segundo yate… y así decenas de ejemplos más, pero eso quizás esté a punto de cambiar cuando se enteren de lo que está planeando.

Tal vez sea por todos los oligarcas multimillonarios que lo rodeaban mientras asistía al Foro Económico Mundial en Davos esta semana.

No se sabe si es porque estaba rodeado de multimillonarios en Davos porque quizás Trump se ha tragado tanto de su propio Kool-Aid antisocialista, que ataca a los demócratas por sus creencias de que la atención médica asequible y el potencial de un ingreso vital es un derecho humano en lugar de un privilegio otorgado por la generosidad del ya rico, y se siente cómodo extendiéndose y agarrando la tercera vía tradicional de la política estadounidense, la santidad de la Seguridad Social y Medicare.

La actitud tradicional republicana de Trump hacia estos programas como derechos expandibles que pueden reducirse en un capricho destructivo, a pesar del hecho de que la gran mayoría de los estadounidenses han financiado estos programas de servicios sociales a través de deducciones de nómina durante toda su vida, parece un tema tonto para recordar a los estadounidenses ciudadanos que se encuentran en un año de elecciones presidenciales, particularmente porque los ciudadanos mayores que confían en estos programas para vivir dignamente su vejez en lugar de la pobreza extrema suelen ser los votantes más confiables de todos los datos demográficos.

Sin embargo, Trump estuvo en Davos durante una entrevista con Joe Kernen de CNBC , respondiendo lo que parecía ser una pregunta final descartable del periodista sobre si alguna vez abordaría el tema de los beneficios por derecho.

Su respuesta debería ser escalofriante para todo el que se base en cualquiera de los programas gubernamentales financiados individualmente, ambos fuera del alcance del proceso normal de asignaciones discrecionales del Congreso, y proporcionar a los demócratas un potente mensaje para golpear el hogar en el ciclo electoral actual para derrotar Trump y el resto de sus despiadados secuaces republicanos.

“En algún momento serán abordados. Tenemos un tremendo crecimiento. Vamos a tener un tremendo crecimiento. El año que viene, será hacia finales de año. El crecimiento va a ser increíble. Y en el momento adecuado, le echaremos un vistazo a eso. Sabes, esa es realmente la más fácil de todas las cosas, si miras, porque es un porcentaje tan grande”, explicó Trump sin pensar en su elevada percha de riqueza.

Dado que la atención de la mayoría de los estadounidenses se centra en el falso drama del juicio político de Trump impugnado por el Partido Republicano, la mención casual de Trump de que buscará recortar el Seguro Social, Medicare y otros programas de derecho del gobierno después de que las elecciones pase, puede pasar inadvertido para el típico votante estadounidense.

Sin embargo, no escapó a la atención de Richard Fiesta, el Director Ejecutivo de la Alianza para los estadounidenses jubilados. Después de escuchar los comentarios de Trump, dijo lo siguiente:

“Después de un día de trabajo con multimillonarios en Davos, el presidente Trump reveló públicamente que los recortes a los beneficios obtenidos de Medicare y la Seguridad Social estarán sobre la mesa tan pronto como finalice este año. La cruel ironía de esta escena no puede ser exagerada”.

Si los demócratas deciden no explotar esta clara admisión de intención de recortar los beneficios que los estadounidenses ya han pagado y de los que dependen para continuar existiendo, se están perdiendo la mayor vulnerabilidad que Trump les ha ofrecido en un bandeja chapada en oro.

Al igual que el uso de los esfuerzos del Partido Republicano para matar al Obamacare y la cobertura por parte de los seguros de las condiciones preexistentes funcionó como un garrote para obtener una victoria muy reñida en las elecciones intermedias del 2018, los intentos de despojar a los ciudadanos mayores y los discapacitados de los servicios sociales por el GOP pueden ser usados en una batalla defensiva que seguramente les resultará difícil de superar.

Puedes probar el sabor amargo de los planes cobardes de Trump en el extracto de video que se incluye a continuación.

Donald Trump admitió que vendrá por tu #Medicare y Seguridad Social al “fin de año”.

.

.