NOTA DE LA REDACCIÓN: Ayer publicamos el artículo que encontrarás abajo. Se trata de anglo estadounidenses de la Organización “Code Pink” y otros amigos de Cuba que están exigiendo a Biden sacar a Cuba de la lista de países terroristas. Esto, a diferencia de la eliminación del Bloqueo, lo puede hacer Biden con una Orden Ejecutiva (como lo hizo Obama), sin contar con el Congreso.

Y de más está decir la importancia que esa medida tendría para el momento actual que vive nuestra nación. Por eso, es INCONCEBIBLE que haya tan pocas firmas (7,375 y sólo ha subido poco más de 200 de ayer a hoy), relativamente. Ellos se han propuesto llegar a las 10,000 firmas para el 1 de Agosto y TENEMOS QUE APOYARLES en eso.

Se trata de IR A ESTA PÁGINA (si vives en EEUU) o pedirle a un familiar o amigo que resida en ese país que complete el formulario que verás deslizando hacia abajo el contenido del siguiente recuadro(si tienes amigos de habla inglesa puedes invitarlos también pues la página está en los dos idiomas.

.

.

Si VIVES EN CUBA o en cualquier OTRO PAÍS, entonces completa el siguiente formulario, pues es importante que la Administración estadounidense sienta el respaldo a esta propuesta de Code Pink dentro de la Isla y en el resto del mundo:

8 + 4 =

ARTÍCULO ORIGINAL DE CODE PINK

.

Mientras el gobierno cubano celebra el 26 de julio, Día de la Rebeldía Nacional, un día festivo que conmemora el ataque de 1953 al Cuartel Moncada que se considera el precursor de la revolución de 1959, los grupos estadounidenses están pidiendo a la administración Biden que detenga sus crueles sanciones que siguen creando tantas dificultades para el pueblo cubano. En particular, están presionando al presidente Biden para que saque a Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismo.

Estar en esta lista somete a Cuba a una serie de devastadoras restricciones financieras internacionales. Es ilegal que los bancos estadounidenses procesen transacciones a Cuba, pero las sanciones estadounidenses también tienen un alcance extraterritorial ilegal. Temerosos de quedar en el punto de mira de las regulaciones estadounidenses, la mayoría de los bancos occidentales también han dejado de procesar transacciones que involucran a Cuba o han implementado nuevas capas de cumplimiento. Esto ha obstaculizado todo, desde las importaciones hasta la ayuda humanitaria y la asistencia para el desarrollo, y ha provocado una nueva campaña europea para cuestionar el cumplimiento de las sanciones estadounidenses por parte de sus bancos.

Estas restricciones bancarias y las sanciones de la era Trump, junto con las consecuencias económicas del COVID-19, han llevado a una grave crisis humanitaria y económica para el mismo pueblo cubano que la administración dice apoyar. También son una de las principales causas del reciente aumento de la migración de cubanos que se ha convertido en una importante responsabilidad política para la administración Biden.

Al inicio de la presidencia de Biden, afirmó que se estaba revisando la designación de Cuba en esta lista. Dieciocho meses después, con la administración obviamente más preocupada por la política de Florida que por el bienestar del pueblo cubano, los resultados de esta revisión aún no se han revelado. Cuba permanece en la lista, sin justificación y a pesar de que Biden aclamó la diplomacia -no la escalada de tensión y conflicto- como el camino preferido de su administración.

Durante la administración Obama, cuando hubo un calentamiento de las relaciones bilaterales con Cuba, la Casa Blanca Obama-Biden realizó su propia revisión y certificó que el gobierno de Cuba no estaba apoyando el terrorismo y le había dado a EE.UU. garantías de que no lo haría en el futuro. Como resultado, Cuba fue sacada de la infame lista.

Cuando Donald Trump asumió la presidencia, no solo impuso más de 200 nuevas y duras sanciones a la isla, sino que en los últimos días de su administración, en un movimiento final para ganarse el favor de los cubanoamericanos contrarios a la normalización, agregó a Cuba nuevamente a este lista. Los únicos otros países con esta designación son Siria, Irán y Corea del Norte.

La adición de Cuba a la lista por parte del entonces Secretario de Estado Pompeo recortó un proceso de consulta en el Congreso y evitó realizar una revisión formal real de las supuestas acciones de Cuba para justificar su inclusión nuevamente en la lista.

La lógica sin sentido de Pompeo para volver a agregar a Cuba a la lista fue que Cuba estaba otorgando puerto seguro a los terroristas colombianos. Pero estos grupos colombianos estaban en Cuba como parte de un proceso de negociaciones de paz reconocido internacionalmente que Estados Unidos, Noruega, Colombia e incluso el Papa Francisco apoyaron.

Trump citó específicamente la negativa de Cuba a extraditar a diez miembros del ELN (Ejército de Liberación Nacional), como se solicitó durante la administración de Iván Duque en Colombia. Sin embargo, Cuba no tenía la obligación de extraditar a nadie, ya que no tiene un tratado de extradición con los Estados Unidos, y el no extraditar a alguien basado únicamente en los deseos de los Estados Unidos no es un acto de “terrorismo“. Además, la Constitución de Colombia establece que “no se concederá la extradición por un delito político”. Además, Gustavo Petro, ex miembro de otro grupo rebelde llamado M-19, pronto asumirá como el próximo presidente de Colombia. Le ha dicho al ELN y a todos los grupos armados existentes que “ha llegado el momento de la paz”, un mensaje que la administración Biden debería aceptar.

La otra razón declarada por la administración Trump para agregar a Cuba a la lista es que Cuba alberga a fugitivos estadounidenses de la justicia. El informe del Departamento de Estado de 2020 citó tres casos, todos relacionados con incidentes que ocurrieron a principios de la década de 1970. El más sonado es el caso de Assata Shakur (nacida como Joanne Chesimard), quien se ha convertido en un ícono del movimiento Black Lives Matter. Shakur, que ahora tiene 75 años, era miembro del Ejército de Liberación Negro.

En un juicio que muchos consideraron injusto, ella fue condenada por matar a un policía estatal cuando, en 1973, el automóvil en el que viajaba fue detenido en la autopista de peaje de Nueva Jersey por una luz trasera rota. Shakur escapó de prisión y obtuvo asilo político en Cuba. Fidel Castro la llamó víctima de “la feroz represión contra el movimiento negro en Estados Unidos” y “una verdadera presa política”.

Su coacusado Sundiata Acoli, ahora de unos 80 años, obtuvo la libertad condicional este año. Dada la antigüedad de las afirmaciones y que estas consideraciones ya fueron revisadas previamente por la administración Obama-Biden y no se consideró que fueran suficientes para justificar la designación como estado patrocinador del terrorismo, sin duda es hora de que la administración Biden recuerde eso y entierre el hacha.

En cualquier caso, el fiscal estadounidense Robert Muse insiste en que dar asilo a ciudadanos estadounidenses no justifica poner a Cuba en una lista de terroristas. La ley estadounidense define el terrorismo internacional como “actos que involucran a los ciudadanos o al territorio de más de un país”. Ninguno de los ciudadanos estadounidenses residentes en Cuba cometió un acto terrorista de carácter internacional.

El uso de esta lista de terroristas por razones puramente políticas socava la legitimidad de la designación de terrorismo en sí. Como dijo el Senador Patrick Leahy : “Esta designación descaradamente politizada constituye una burla de lo que había sido una medida objetiva y creíble del apoyo activo al terrorismo de un gobierno extranjero. Nada remotamente parecido existe [en Cuba]”. Por el contrario, a menudo se ha elogiado a Cuba por su cooperación y solidaridad internacionales, especialmente en la prestación de asistencia médica y atención médica gratuita o de bajo costo a los países pobres de todo el mundo, incluso durante la pandemia mundial .

En todo caso, es Cuba la que ha sido víctima del terrorismo internacional proveniente principalmente de los Estados Unidos. Esto va desde la invasión de Bahía de Cochinos en 1961 y cientos de intentos de asesinato contra Fidel Castro hasta el derribo de un avión civil cubano (mientras que Estados Unidos proporcionó cobertura real al terrorista, que vivió su vida pacíficamente en Miami) y el bombardeo de hoteles cubanos.

Apenas en abril pasado, la Embajada de Cuba en Washington, DC, fue objeto de un ataque armado por parte de un ciudadano estadounidense. Estados Unidos continúa proporcionando millones de dólares en fondos de los contribuyentes cada año a organizaciones involucradas en campañas de difamación y desprestigio, y para socavar directamente la soberanía de otro gobierno con poca o ninguna supervisión.

Eliminar a Cuba de la lista de terroristas facilitaría la capacidad de la isla para recibir préstamos, acceder a asistencia extranjera crítica y beneficiarse de la ayuda humanitaria.

AQUÍ puedes unirte a la campaña para decirle a Biden que revierta la escandalosa designación de la era Trump que es injusta, dañina para el pueblo cubano y perjudicial para las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

.

Este artículo se publicó originalmente por MEDEA BENJAMIN,  NATASHA LYCIA ORA BANNAN en CommonDreams.org

Foto de Portada del artículo original, por Medea Benjamin