Parece que las discusiones recientes en la Casa Blanca sobre un indulto presidencial para los hijos de Donald Trump pueden ser más oportunas de lo que pensamos inicialmente.

Según un expediente judicial en el Tribunal Superior del Distrito de Columbia, Ivanka Trump fue depuesta hoy como parte de la demanda de la oficina del fiscal general de Washington DC que alega el mal uso de los fondos inaugurales para las festividades del Día de la Inauguración de su padre en enero del 2017.

CNN informa:

En enero, la oficina del fiscal general del DC demandó a la Organización Trump y al Comité de Inauguración Presidencial alegando que abusaron de más de $ 1 millón recaudado por la organización sin fines de lucro al “pagar excesivamente” por el uso del espacio para eventos en el hotel Trump en Washington para la inauguración del 2017.

¿La familia Trump estafando al comité inaugural con dinero para su propio beneficio personal? ¡Qué propio de ellos!

La deposición de Ivanka se produce después de que Tom Barrack, presidente del comité inaugural de Trump, ofreciera su testimonio jurado en el caso hace unas semanas.

La presentación judicial también indica que la oficina del fiscal general de Washington DC ha citado registros de Barrack, Ivanka Trump, la primera dama Melania Trump y Rick Gates, el ex vicepresidente del comité inaugural, en su búsqueda para procesar el desvío de fondos de los millones en donaciones que se vertieron en el comité inaugural.

La demanda afirma que Rick Gates fue la persona que “manejó personalmente” las negociaciones con el hotel Trump sobre el alquiler del espacio para sus eventos inaugurales.

Los detalles proporcionados en los documentos judiciales muestran que el propio Gates estaba preocupado por la apariencia de incorrección en la contratación del comité con una propiedad propiedad de la Organización Trump.

En una carta a Ivanka en diciembre del 2016, Gates dijo que estaba “un poco preocupado por la óptica del PIC [Comité Inaugural Presidencial] que pague al Trump Hotel una tarifa alta y que los medios de comunicación hagan una gran historia“.

Qué profético.

Al final, sostiene la demanda, Rick Gates llegó a un acuerdo con el director gerente de The Trump International Hotel y los miembros de la familia Trump para pagar $ 175,000 por día para que el comité usara el espacio durante cuatro días.

Uno pensaría que las protestas de la propia planificadora de eventos del comité, Stephanie Winston Wolkoff, amiga de la primera dama Melania Trump, de que las tarifas acordadas eran al menos el doble de la del mercado, al menos podrían haber indicado que deberían contratar a un mejor negociador en nombre del Comité de Inauguración Presidencial que Gates.

La demanda cita la expresión de preocupación de Wolkoff por el costoso acuerdo en una reunión posterior tanto con el entonces presidente electo, como con su hija Ivanka, y en un correo electrónico de seguimiento como una parte clave de su evidencia de incorrección en la transacción.

A pesar de las inquietudes de Wolkoff sobre el acuerdo, el Comité Inaugural lo aceptó.

Con Wolkoff lista para dar su propia declaración la próxima semana, el caso avanza como lo planeó el fiscal general del DC, pero no se espera que llegue a ninguna conclusión antes de que comience la próxima serie de festividades inaugurales.

ACTUALIZACIÓN:

Después de que se hiciera pública la noticia de la deposición de Ivanka Trump, la primera hija publicó el siguiente tweet explicando que tenía un rastro de papel que, en su opinión, la exonera por completo de cobrar de más al Comité Inaugural, pues le orientó al Hotel que cobrara una “tasa justa de mercado”, lo que el hotel no hizo, y agregó que esa investigación estaba “políticamente motivada” como siempre dicen.

.

.

Será interesante ver lo que un gran jurado podría inferir al comparar las instrucciones que Ivanka Trump emitió a los gerentes en el Trump International Hotel para que cobrasen “una tarifa de mercado justa” y las facturas reales pagadas que se pueden cotejar fácilmente con las tarifas de instalaciones similares y contra las tarifas que el propio hotel cobraba en eventos realizados en otras fechas.

Una vez que se hagan esas comparaciones, debería ser bastante sencillo ver cuán “justas” fueron realmente las tarifas pagadas.

Si hay una disparidad significativa, como ha dicho Stephanie Winston Wolkoff, quizás Ivanka pronto tendrá una convicción concreta por la cual su papá la podrá perdonar.

Con suerte, será solo la primera de muchos miembros de la familia Trump en ser condenados por sus formas engañosas y sus burdas mañas.