El juicio de Derek Chauvin, el ex oficial de policía de Minneapolis que todo el mundo presenció en video durante el asesinato de George Floyd, se está desarrollando actualmente. La trágica muerte es indefendible según cualquier métrica cuerda o legal y, sin embargo, sus abogados están tratando de argumentar que arrodillarse sobre el cuello de un hombre que pide ayuda a gritos hasta que se debilita y muere es un comportamiento aceptable de alguna manera.

El testimonio contra Chauvin hasta ahora ha sido devastador, pero quizás ninguno tan conmovedor como el dado por la bombero y técnico médico de emergencia de Minneapolis, Genevive Clara Hansen. Ella estaba fuera de servicio cuando presenció a la policía arrestar a George Floyd. Ella vio que estaba esposado y su cara estaba “aplastada contra el suelo”.

Después de que Floyd quedó flácido, Hansen le ofreció asistencia médica, pero los oficiales en cuestión le negaron el acceso a Floyd. Cuando se le preguntó hoy en la corte por qué no pudo administrar asistencia médica, dio un emotivo relato de lo sucedido.

“Porque los oficiales no me dejaron entrar en la escena. También les ofrecí, según recuerdo, les ofrecí guiarles y les dije: ‘Si no tiene pulso, deben comenzar las compresiones’. Y eso tampoco se hizo”, relató Hansen con voz ronca. Es difícil interpretar este comportamiento por parte de la policía como algo menos que una abyecta apatía sobre si Floyd vivía o moría.

Hansen continuó diciendo que la ayuda que ofreció fue “lo que hubiera hecho por cualquiera“. Cuando se le impidió hacerlo, se puso “totalmente angustiada“. Cuando se le preguntó si se sentía “frustrada“, Hansen respondió que lo había sentido, visiblemente rompiendo un pañuelo de papel. Luego se tomó un largo momento para recomponerse. Claramente esta mujer valiente, una mujer que ha dedicado su vida a ayudar a otras personas, quedó profundamente afectada por lo que vio ese día.

Con suerte, Chauvin será hecho responsable del cargo de asesinato en segundo grado que enfrenta. Por ahora, el resto de nosotros solo podemos velar y orar para que se haga justicia. Una absolución solo serviría para señalar a otros agentes de policía que asesinar a personas negras no solo es aceptable, sino que se alienta. Nada menos que una condena servirá para desalentarlos a repetir esas conductas.

Aaron Rupar: La bombero de Minneapolis Genevieve Clara Hansen se emociona al testificar acerca de que la policía impidió sus esfuerzos para tratar de salvar la vida de George Floyd.

Aaron Rupar: “Tu pregunta no está clara porque no conoces mi trabajo”. – le dijo al abogado de la defensa.

.

.

Aaron Rupar: “Me enojé bastante después de que subieron al Sr. Floyd a la ambulancia, y ya no tenía sentido tratar de razonar con [la policía] porque acababan de matar a alguien”. – Bombero de Minneapolis Genevieve Clara Hansen

Aaron Rupar: “No sé si ha visto morir a alguien, pero es perturbador” – Genevieve Clara Hansen al abogado defensor de Chauvin, Eric Nelson

.

.

Aaron Rupar: “Con tres hombres adultos encima de alguien, parecía que era pequeño y frágil”. El momento en que se cayó el micrófono de Nelson al final de esta parte del testimonio de Genevieve Clara Hansen es que ella describió incorrectamente a George Floyd durante su entrevista inicial.

Aaron Rupar: El juez castiga a Genevieve Clara Hansen, le dice que “no discuta con el abogado y específicamente que no discuta con el tribunal”.

.

.