La semejanza entre la administración Trump y una familia de la mafia ha sido y sigue siendo sorprendentemente obvia.

Las demandas de lealtad y obediencia al capo, las represalias brutales contra los enemigos percibidos, el desprecio por la ley y los que la hacen cumplir, y la aplicación de una presión exorbitante para exprimir la cooperación de colaboradores que de otro modo no estarían dispuestos, son todas tácticas empleadas por ambas organizaciones

Irónicamente, Rudy Giuliani, uno de los principales actores en el último escándalo de la administración Trump, el esquema de soborno de Ucrania para retener la asistencia militar a menos que ese país abriese una investigación sobre el rival político del presidente, ayudó a lanzar su propia carrera política como el fiscal federal principal en el caso exitoso de “RICO” contra las “Cinco Familias” de la organización de la mafia italiana de la ciudad de Nueva York.

Además de ayudar a Giuliani a establecer una reputación dura contra el crimen que lo ayudó a ganar la alcaldía de la ciudad de Nueva York, la experiencia también le dio una gran comprensión del funcionamiento interno de una organización de la mafia, conocimiento que ha demostrado ser muy útil en su papel como consignatario del presidente que opera de manera no muy diferente a un jefe del crimen familiar al estilo de Gambino o John Gotti.

Con Giuliani ahora fuertemente implicado en los crímenes por los que su cliente está siendo investigado en la investigación de juicio político del Congreso y, según los informes, él mismo está siendo investigado por fiscales federales en el Distrito Sur de Nueva York, una oficina que solía dirigir, se han desatado rumores desenfrenados de que Trump y sus conspiradores republicanos buscan arrojar al abogado personal del presidente por el barranco para salvar su propio pellejo al retratarlo como un agente deshonesto que se fue por encima de su encomienda para obtener una ventaja política ilícita para su cliente.

En una reciente aparición en Fox News, sin embargo, Rudy Giuliani descartó la idea de que el presidente lo traicionaría al recordar crípticamente a todos que él tiene “seguro” contra tal intento.

“He visto cosas escritas como “que me va a tirar por el barranco”, dijo Giuliani. “Cuando dicen eso, yo digo: “No lo harán, pero tengo seguro”.

Giuliani ha usado esta línea antes, pero, en ese caso, hizo que pareciera una broma sobre la idea de que el seguro era para la atención médica necesaria para sobrevivir al impacto aplastante de ser lanzado. En estos comentarios, su referencia al “seguro” parecía más una amenaza de estar dispuesto a divulgar información dañina como hiciera su predecesor, el ahora encarcelado Michael Cohen, que se volteó una vez que fue acusado de violaciones de financiamiento de campaña.

Con la exposición legal de Giuliani, posiblemente incluso más grave de lo que Michael Cohen haya enfrentado alguna vez, al borde de la traición debido a sus intentos de influir en gobiernos extranjeros para interferir en el proceso político estadounidense, su “seguro” debe ser aún más explosivo para el presidente que la recompensa ilegal para silencia a las amantes estrellas porno que Cohen finalmente reveló que hizo bajo la dirección del “individuo 1“, un conspirador no acusado en los cargos contra el abogado de la Organización Trump, quien Cohen confirmó que era Donald Trump.

Dado el hecho de que Lev Parnas, uno de los dos asociados cercanos de Giuliani recientemente arrestado en el aeropuerto con boletos de salida del país por una “compleja red de interacciones financieras y políticas que vinculan la diplomacia con presuntas violaciones de la ley de financiamiento de campañas“, se dice ahora que está cooperando con los fiscales y se ha ofrecido a testificar ante el Congreso sobre todo lo que sabe sobre los contactos de Giuliani con funcionarios ucranianos, el abogado del presidente debe tener bastante confianza en la calidad de su cobertura de seguro.

También tiene la ventaja de saber que hasta el día en que deje el cargo, Trump tiene el poder de perdonar a su abogado por cualquier acción ilegal que haya tomado en su propio nombre.

Con cualquier otro presidente, la mera aparición de un conflicto de intereses les impediría hacer un perdón tan sospechoso y políticamente dañino. Sin embargo, para Trump, tal acto no solo se puede imaginar perfectamente, sino que también parece ser el curso de acción probable una vez que el presidente sea arrinconado o acorralado. Este es el hombre que ordenó a su personal que ignorara las citaciones legales del Congreso después de todo.

Puedes ver los ominosos comentarios de Giuliani sobre por qué siente que tiene suficiente cobertura para evitar un accidente repentino que involucra ser lanzado por el barranco o, como dicen los norteamericanos, debajo del autobús, en los videoclips en los tweets a continuación.

Kenneth P. Vogel: “WOW: Rudy Giuliani parece sugerir que tiene información comprometedora que evitaría que TRUMP se vuelva contra él: “He visto cosas escritas como ‘me va a tirar debajo del autobús’. Cuando dicen eso, yo digo ‘él no lo lo hará, pero tengo seguro “.

Lo afirma como una “muy buena relación” con Trump.

Kenneth P. Vogel: “La reacción de RUDY GIULIANI cuando @edhenry pregunta si tiene miedo de que lo acusen es … algo interesante”.
.


.