La congresista Liz Cheney (R-WY) fue castigada por el senador Bernie Sanders después de que la hija del ex vicepresidente Dick Cheney atacara a la senadora Elizabeth Warren, rival de Sanders por la nominación presidencial demócrata, por su valiente declaración de que bajo una administración Warren, Estados Unidos se comprometería a usar solo armas nucleares en una capacidad defensiva.

La congresista republicana, cuyo padre es considerado un criminal de guerra por muchos debido a su engañosa campaña citando las armas de destrucción masiva inexistentes de Irak como la excusa para invadir ese país, le hizo a Warren una pregunta cargada en respuesta a la descripción de la senadora de Massachusetts sobre su política durante la edición del martes por la noche de los debates demócratas.

Liz Cheney: “Pregunta clave para Elizabeth Warren hoy: ¿qué ciudades estadounidenses y cuántos ciudadanos estadounidenses está dispuesta a sacrificar con su política de obligar a Estados Unidos a absorber un ataque nuclear antes de que podamos devolver el golpe?”
.


.

Cuando el senador Bernie Sanders vio el tuit de la Representante Cheney, su indignación superó cualquier preocupación por levantarse en defensa de uno de sus rivales internos para la nominación demócrata. Respondió rápidamente a la publicación de Cheney con una humillante estocada a la congresista y su guerrerista padre.

Bernie Sanders: “Tomar el consejo de seguridad nacional de un Cheney ya ha causado daños irreparables a nuestro país. No necesitamos más, gracias”.
.


.

Que el senador Sanders fuese tan rápido en apoyar a la Warren después del ataque de Cheney no es sorprendente. Durante el debate del martes por la noche, tanto Sanders como Warren se negaron a atacarse a pesar de ser incitados por los moderadores de CNN que obviamente querían enfrentar a los dos candidatos más progresistas.

Con la congresista Cheney ganando rápidamente una reputación de ser un halcón de seguridad nacional tan vinculada a catastróficas consecuencias como lo fue su padre, es bueno que Bernie Sanders esté presente para recordarle al público los drásticos resultados de permitir que cualquiera de esa familia en particular determine la política de defensa de nuestra nación.