Las principales plataformas de redes sociales, como Twitter y Facebook lo expulsaron, pero con eso no se logró callar a Donald Trump desde que dejó el cargo.

El ex presidente, para el cual no tener nada que decir debería ser motivo para callar, aún caído en desgracia regularmente lanza declaraciones a sus seguidores a través de su sitio web y, si bien la mayoría de nosotros preferiría no volver a saber de él, es importante que nos mantengamos al tanto de lo que el hombre que incitó a una insurrección contra el gobierno les está diciendo a sus partidarios.

Recordemos ese valioso y muy viejo refrán español que dice: “Hombre prevenido vale por dos”.

Haciendo honores a la mezquina criatura agraviada que es, Trump atacó recientemente a Paul Ryan. El ex presidente de la Cámara, que no ha ocupado un cargo público desde 2019, recientemente (e ingenuamente) pidió a los republicanos que rechacen a Trump y condenó a los “hombres-sí y aduladores que acuden en masa a Mar-a-Lago“.

Si bien sus críticas al movimiento MAGA son sólidas, su suposición de que el Partido Republicano puede salvarse es ilusoria. Es el partido de Trump y tiende a más locura, no a menos.

En su declaración, Trump impulsó la Gran Mentira al llamar a Ryan RINO (que son las siglas de “republicano solo de nombre”) y dijo que debería dedicar su tiempo a tratar de “detener la trampa de las elecciones“. Apenas es necesario decirlo en este punto, pero la elección fue legítima y Trump no ha podido presentar ni una pizca de evidencia que respalde sus mentiras sobre el fraude electoral masivo.

Sin dejar de ser el mismo alardoso barato de siempre, Trump se jactó de obtener más votos que el boleto de Romney / Ryan como si alguien más que él se preocupara por algo así en 2021.

Trump culpó a la nueva posición de Ryan en la junta de Fox News por lo que él percibe como un giro negativo en la programación de la cadena, lo que en realidad solo significa que el medio de extrema derecha no está elogiando al ex presidente por su satisfacción.

Donald se refirió al ex presidente de la Cámara de Representantes como “una maldición para el Partido Republicano“, un término que lo describe a él mismo con mucha más precisión.

“Como republicano, tener a Paul Ryan de su lado, casi te garantiza que vas a perder, tanto personalmente, como para el Partido y para Estados Unidos”. Trump concluyó.

La ironía de Trump, el peor presidente en la historia de Estados Unidos y el nadir absoluto del Partido Republicano, al calificar a cualquier otra persona como malo para el Partido Republicano y los Estados Unidos no puede ser exagerada. Al mismo tiempo, Ryan y los republicanos más agradables crearon a Trump al no eliminar el racismo y la ignorancia que durante mucho tiempo se propagaron dentro de su organización.

Donald el Anaranjado es su monstruo y ahora tienen que vivir con él.