Las finales de la NBA llegaron a una dramática conclusión esta semana cuando los decididos Toronto Raptors se abrieron camino hacia la victoria sobre un escuadrón de los Golden State Warriors para ganar su primer campeonato en la historia de la franquicia.

A raíz de la victoria, los no-fanáticos de los Warriros estaban en gran parte divididos entre la exuberancia en el abrupto final de la posición de los Warriors en la liga (han estado en la final durante los últimos cinco años consecutivos, ganando tres de ellos) y la confusa situación de que un equipo canadiense ocupase el primer lugar en una liga estadounidense.

Tradicionalmente, los campeones victoriosos visitan la Casa Blanca y son honrados por el presidente estadounidense, pero en los últimos años cada vez menos jugadores de todos los deportes han estado viajando al DC en protesta por el descarado racismo del presidente y sus disputas públicas con atletas afroamericanos.

El alcalde de Ottawa, Canadá, se lanzó a Twitter para ayudar a los Raptors a resolver su enigma de visitar o no visitar: ¡simplemente visiten el parlamento canadiense!

Jim Watson: “Oigan Raptors, olviden la Casa Blanca para su vuelta de la victoria. ¡Vengan a Ottawa a la colina del parlamento para que Canadá les pueda felicitar! ¿Qué te parece Justin Trudeau?”.
.


.

Hasta el momento, no se ha recibido respuesta de la cuenta del primer ministro Justin Trudeau, pero estamos seguros de que disfrutará la oportunidad de felicitar a los Raptors y enviar un pequeño golpe al presidente estadounidense, que ha sido tan innecesariamente e incómodamente hostil en su trato con nuestros vecinos del norte como lo ha hecho con el resto de los aliados de América.

Los Toronto Raptors probablemente disfrutarían teniendo que evitar una visita incómoda a Washington, donde Trump inevitablemente acapararía toda la atención para sí mismo antes de servirles comida rápida.

Se arriesgan a ganarse un arrebato enojado en Twitter por parte del presidente, quien se lo toma muy personalmente cuando los equipos no visitan la Casa Blanca, pero ese es un pequeño precio a pagar para evitar tener que asociarse con un hombre que llama a los jugadores negros de la NFL “hijos de perra” y públicamente insultó a la leyenda del baloncesto, LeBron James.

¡Hagan la elección correcta, Raptors!

.

P.S. ¿Tú qué les aconsejarías?