El ganador de las elecciones presidenciales aún no se ha declarado, pero en este momento todas las señales apuntan a una victoria de Joe Biden. El ex vicepresidente ya ganó Michigan, lo que lo ha acercado mucho a los codiciados 270 votos electorales y representa un paso importante para declararlo ganador.

Mientras tanto, Trump y sus subalternos luchan por deslegitimar el proceso trabajando para detener el recuento de votos y difundiendo teorías de conspiración locas respecto al voto. El equipo del presidente ya anunció una demanda para detener el conteo en Pensilvania, dejando muy claro que a los republicanos les importa mucho más aferrarse al poder que respetar la voluntad democrática del pueblo estadounidense.

Como resultado de la retórica de Trump y el fervor sin sentido que ha infectado su movimiento MAGA, las cosas se están calentando en todos lados y muy en particular se claentaron fuerte en Michigan. Numerosos informes llegaronn a Twitter mostrando a los fanáticos de Trump apareciendo en el centro de conteo de boletas en Detroit en un esfuerzo por interrumpir el proceso.

El Detroit News informó que habían bloqueado la entrada al edificio de candidatos republicanos y demócratas, ya que ambos partidos ya alcanzaron su máximo de 134 candidatos para el centro de votación. Los republicanos parecían no estar dispuestos a aceptar esta realidad y estaban cada vez más agitados a medida que exigían la entrada. Para muchos, los esfuerzos eran inquietantemente similares a los llamados Brooks Brothers Riot en el año 2000, durante el cual operativos republicanos interrumpieron el recuento de Florida en nombre de George W. Bush.

Los videoclips confirman que se desplegó a la policía para salvaguardar la votación, pero los manifestantes parecían imperturbables.

Algunos de estos partidarios de Trump no hicieron ningún intento por ocultar sus intenciones y comenzaron a gritar “detener el conteo“, como si su disgusto por el resultado electoral fuera una justificación para invalidar los votos legítimos de otros habitantes de Michigan.

No existe una forma caritativa de interpretar lo que estaban haciendo estas personas. Este es un ataque directo a la democracia en sí, cultivado y alentado por un presidente que sabe que es probable que pierda estas elecciones. Con suerte, sus esfuerzos autoritarios se mantendrán a raya y se podrá hacer un recuento completo en todos lados, como ya a estas horas sabemos que sucedió en Michigan y es por lo que se están reportando 264 votos a favor de Biden y 214 a favor de Trump.

Steve Patterson: ÚLTIMO MINUTO: Gran y animada multitud de manifestantes que tratan de “detener el conteo” intentan abrirse camino en el salón de TCF en #Detroit, donde se cuentan las boletas.

Están siendo bloqueados por guardias en la puerta.

Las cajas de pizza se empujan contra la ventana para obstruir la vista. Está tenso. @NBCNews

.

.

Jordan 🇺🇸🇺🇸Go Vote 🇺🇸🇺🇸Acker: De hecho, @MIGOP ha abrumado tanto la sala de recuento de votos de Detroit con “retadores” (la mayoría que no son abogados), lo que ha impedido que los abogados demócratas de verdad entren. Seguro que se siente como un intento deliberado de intentar robar la elección.

.

.

Ray Wert: Aquí también. Puedes confirmarlo. Ahora se ha llamado a la policía a la sala de recuento de Detroit para tratar de proteger las puertas. Se siente como los “disturbios” republicanos falsos en Florida en el 2000.

.

.

Bisma Parvez: La policía y la seguridad se reúnen en las puertas de la Junta Central de Conteo para limitar la entrada a medida que se acumula la multitud.

.

.