El presidente habló ayer con el dictador ruso Vladimir Putin, recordándonos a todos su repugnante afición por los hombres fuertes y homicidas. Trump se fué directo a Twitter para presumir de su “larga y muy buena conversación” con el hombre que interfirió en nuestras elecciones del 2016 y que todavía está intentando destruir nuestra democracia.

Una vez más, Trump se refirió a la investigación de Mueller como una “Cacería de brujas“, aunque en realidad dio lugar a numerosas acusaciones y condenas de varios de sus colaboradores cercanos y presentó diez ocasiones diferentes en las que es posible que Trump obstruyera la justicia. Si fue una cacería de brujas, sin duda descubrió muchas brujas reales.

Trump continuó diciendo que es “algo bueno” que Estados Unidos se “lleve bien” con Rusia y China. En un mundo perfecto, sería un pequeño sentimiento agradable, pero no hay manera de realmente “llevarse bien” con Rusia hasta que admita que ha socavado y sigue minando las democracias occidentales, cese esas acciones ilegales y reconstituya radicalmente la manera en que conduce la política exterior.

Putin odia a los Estados Unidos y Trump es un aliado voluntario de su agenda autoritaria y antidemocrática o un tonto útil. Cualquiera de las dos eventualidades lo hace incapaz de ocupar el Despacho Oval.

Terminando con un resumen de los temas tratados en su charla con Putin, Trump mencionó “Comercio, Venezuela, Ucrania, Corea del Norte, Control de Armas Nucleares e incluso el ‘Engaño Ruso‘”. No explicó qué fue exactamente lo que se dijo sobre los temas, pero como los Estados Unidos y la Federación Rusa tienen intereses y objetivos diametralmente opuestos en la mayoría de ellos, parece seguro suponer que Trump simplemente asintió y estuvo de acuerdo cuando Putin impulsó la agenda rusa.

El presidente Trump no mencionó la interferencia electoral del presidente ruso, a pesar de que Rusia pretende repetir sus esfuerzos en el 2020. Por supuesto, el propio Trump tiene un gran interés en hacerse de la vista gorda, ya que Putin quiere una voluntad débil e incompetente como la del hombrecillo ignorante que ocupa la Casa Blanca, y hará todo lo posible para que nuestra caricatura de líder juegos sea reelegido.

El presidente estadounidense continúa vendiendo a Estados Unidos para su propio beneficio, y el caso de impugnación inmediata se fortalece cada vez más.

Donald J. Trump: “Tuve una larga y muy buena conversación con el presidente Putin de Rusia. Como siempre he dicho, mucho antes de que empezara la cacería de brujas, llevarse bien con Rusia, China y todos es algo bueno, no algo malo… “.
.


.

Donald J. Trump: “… Hablamos sobre comercio, Venezuela, Ucrania, Corea del Norte, Control de armas nucleares e incluso el “engaño ruso”. ¡Una charla muy productiva!”
.


.