El racismo en Estados Unidos nunca ha estado muerto. Cuando más ha estado adormilado. Y levantaba la cabeza de cuando en cuando, pero se mantenía contenido, evitaba mostrarse en público. Se destinaba casi por completo a círculos muy cerrados o a comportamientos solapados. Pero eso era antes de la era Trump.

No es casualidad que nuestro presidente sea un racista virulento. El Partido Republicano que lo introdujo en la Casa Blanca está absolutamente plagado de fanáticos de todos los viles credos imaginables, con muchos votantes del Partido Republicano alimentados por poco más que una mezcla de animosidad racial cuando llegan a la urna electoral.

Es un problema que parece estar extendiéndose y haciendo metástasis en lugar de mejorar, y con suerte significa que los días del partido están contados a medida que los estadounidenses más jóvenes y menos prejuiciosos arriven a la edad de votar.

Ahora, parece que al menos un congresista republicano cree que su partido está condenado al basurero de la historia si permanece en su camino actual. Washington Blade informa que el Representante Will Hurd (R-TX) está sonando la alarma sobre los efectos negativos que el fanatismo arraigado está teniendo en su partido.

Hurd, el único miembro afroamericano del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, habló en un evento organizado por la organización LGBT republicana Log Cabin Republicans. Señaló que en la mayor parte de los Estados Unidos, si tienes al menos 40 años de edad “tienes que susurrar que eres republicano“.

El congresista dijo que el Partido Republicano se está “reduciendo” y que no está creciendo en muchas de las “partes más grandes de nuestro país“. Esperemos que tenga razón. Lo último que necesita esta nación es que más políticos republicanos voten en un cargo donde pueden exacerbar el cambio climático y canalizar más riqueza a los súper ricos.

A partir de ahí, Hurd continuó explicando por qué cree que el Partidoa está disminuyendo:

“¿Por qué es eso? Te lo diré. Es muy simple. No seas un gilipollas No seas racista. No seas un misógino, ¿verdad? No seas homófobo. Estas son cosas básicas y reales que todos deberíamos haber aprendido cuando estábamos en el jardín de infancia”, dijo Hurd.

A pesar de las encomiables palabras de Hurd, parece poco probable que el Partido Republicano corrija el rumbo a corto plazo. Su partido sigue marchando al paso detrás de Donald Trump a pesar del flujo constante de suciedad que sale de la boca del presidente.

El Partido Republicano es el hogar de execrables hombres como el Representante Steve King de Iowa, quien previamente cuestionó si el nacionalismo blanco es realmente algo malo o no. El Partido Republicano parece estar más allá de la salvación llegados a este punto y hasta que ellos experimenten un cambio estructural existencial, los estadounidenses tienen la responsabilidad moral de votar por los demócratas.