Durante sus cuatro años en el poder, Donald Trump hizo hasta lo imposible por beneficiar a sus compinches millonarios, no sólo a través de enormes recortes de impuestos, sino relajando todos los controles del gobierno sobre los desmanes que los más ricos habitualmente hacen. Ahora, la congrasista Katie Porter acaba de publicar un informe altamente condenatorio.

En el mismo se revelan los efectos devastadores de las fusiones y adquisiciones de las grandes farmacéuticas en la atención médica de EE. UU. y recomienda los pasos que el Congreso debería tomar para promulgar una “reforma integral y urgente” de una parte integral de un sistema de salud total y absolutamente quebrado.

El título del informe ya nos transmite la enorme gravedad de los hechos: Beneficios asesinos: cómo las adquisiciones de grandes empresas farmacéuticas destruyen la innovación y perjudican a los pacientes , comienza señalando que “en solo 10 años, el número de grandes compañías farmacéuticas internacionales se redujo seis veces, de 60 a solo 10“.

Aún cuando a menudo los ejecutivos farmacéuticos intentan retratar dicha consolidación como un medio para aumentar la eficiencia operativa, el informe afirma que si vas “a un nivel más profundo” queda al descubierto  una tendencia preocupante en toda la industria de miles de millones de dólares en recursos corporativos destinados a adquirir otras corporaciones farmacéuticas con patentes que protegieron medicamentos de gran éxito en lugar de destinar esos recursos al “descubrimiento de nuevos medicamentos“.

Los acuerdos de fusión y adquisición (M&A) se ejecutan a menudo para “impulsar los precios de las acciones“, “detener a los competidores” y “adquirir un fármaco innovador de gran éxito con un enorme flujo de ingresos prospectivo“.

En lugar de gastar en innovación, las grandes farmacéuticas están acumulando su dinero para salarios y dividendos“, dice el informe, “todo mientras se tragan a las empresas más pequeñas, lo que hace que el mercado sea mucho menos competitivo“. Por eso los precios de los medicamentos en los Estados Unidos son varias veces, a veces muchas veces, más caros que en Canadá y en Europa, donde existen otras regulaciones.

Representante Katie Porter: Hoy, nuestra oficina publicó un informe explosivo que expone los efectos devastadores de las fusiones y adquisiciones de las grandes farmacéuticas. Con entrevistas exclusivas con ex empleados de Immunex y más tarde de Amgen, nuestro informe muestra cómo la consolidación frena la innovación a expensas de los pacientes.

.

.

Representante Katie Porter: Durante años, las grandes farmacéuticas han devorado pequeñas empresas de biotecnología que, de otro modo, podrían obligarlas a competir. Tan pronto como se adquieren estas empresas, la innovación se detiene. Se mata la cultura de la creatividad. Se pierde la visión de la pequeña empresa y las ganancias de la gran empresa se vuelven prioritarias.

Representante Katie Porter: Nuestro informe es claro: la consolidación destruye las culturas científicas que una vez celebraron la creatividad y las transforma en lugares que satisfacen los caprichos de los miopes accionistas.

Pero nuestra investigación también muestra cómo podemos trazar un nuevo camino a seguir.

.

.

El mencionado reporte llama a las fusiones y adquisiciones “solo la punta del iceberg de los comportamientos anticompetitivos y con fines de lucro de las empresas farmacéuticas“:

Las compañías farmacéuticas a menudo afirman que bajar los precios de los medicamentos recetados en los Estados Unidos devastaría la innovación. Sin embargo, dado que los precios se han disparado en las últimas décadas, la inversión de estas mismas empresas en investigación y desarrollo no ha logrado igualar este mismo ritmo. En cambio, han dedicado cada vez más fondos a enriquecer a los accionistas o comprar otras empresas para eliminar la competencia.

En el 2018, el año en que entró en vigor la donación de impuestos [del ex presidente] Donald Trump a los ricos, 12 de las mayores compañías farmacéuticas gastaron más dinero en recompras de acciones que en investigación y desarrollo“, señala el informe.

Algunos hallazgos clave del informe:

  • Las grandes compañías farmacéuticas no son responsables de la mayoría de los avances importantes en nuevos medicamentos. Más bien, la innovación se impulsa en las pequeñas empresas, que a menudo se derivan de la investigación académica financiada por los contribuyentes. Estos pequeños laboratorios son luego comprados por firmas gigantes después de haber asumido el riesgo necesario para desarrollar un fármaco de gran éxito.
  • En lugar de producir medicamentos que salvan vidas para enfermedades con pocas o ninguna cura, las grandes compañías farmacéuticas a menudo se enfocan en cambios pequeños e incrementales en los medicamentos existentes para acabar con las amenazas genéricas a sus patentes monopolísticas otorgadas por el gobierno; y
  • Las fusiones en la industria farmacéutica han tenido un efecto negativo general sobre la innovación, tomando la poca competencia que existía en la industria y destruyéndola por completo.

“La competencia es fundamental para el capitalismo”, dijo Porter  en un comunicado de prensa al presentar el informe. “Como muestra nuestro informe, las grandes farmacéuticas tienen pocos incentivos para invertir en medicamentos nuevos y de necesidad crítica. En cambio, los gigantes farmacéuticos son libres de dedicar sus recursos a la adquisición de empresas más pequeñas que, de otro modo, podrían obligarlos a competir”.

“Hay vidas en juego; está claro que el gobierno federal necesita reformar la forma en que evalúa las fusiones de atención médica y los abusos de patentes”, agregó Porter. 

Con ese fin, el informe de Porter recomienda las siguientes acciones:

Es hora de que reevaluamos los estándares para aprobar estas fusiones“, concluye el informe. “Es hora de aprobar leyes para reducir los precios de los medicamentos. Y es hora de que reconsideremos la estructura de liderazgo en las grandes empresas farmacéuticas. Juntas, estas estrategias pueden ayudarnos a llevar al mercado curas y tratamientos más innovadores y de necesidad crítica“.

Fíjate bien, hasta ahora te habían estado engañando diciéndote que el capitalismo es el paraíso del “libre” mercado. Es MENTIRA. Al menos en el cuidado de la vida humana, es el paraíso de los asesinos. Eso es lo que son las Grandes Farmacéuticas.