Una vez abandonó la Oficina Oval, los medios han especulado mucho acerca de los problemas financieros de Donald Trump antes, durante y luego de su corrupta y desastrosa presidencia, con $ 900 millones en préstamos que deben pagarse pronto y un patrimonio neto que supuestamente disminuyó en $ 700 millones durante el transcurso de su mandato.

No obstante todos esos “dimes y diretes”, en medio del sombrío panorama financiero que enfrentan ahora Trump y su familia, al menos uno de sus miembros parece estar ganando dinero con el negocio original de la familia, vendiendo propiedades con un enorme margen de beneficio respecto a su precio original de compra y relativamente poco después de haberlas adquirido

De acuerdo con un reporte del Daily Mail del Reino Unido , Donald Trump Jr. y su novia Kimberly Guilfoyle supuestamente vendieron su mansión en Bridgehampton, NY por $ 8.14 millones después de haberla comprado por menos de $ 4.5 millones hace solo dos años.

La lujosa propiedad que vendieron consiste en una mansión de 9,200 pies cuadrados y siete habitaciones, ubicada en 3.9 acres, e incluye una piscina climatizada de gunite y spa, una cascada, y se encuentra a poca distancia de la playa local, restaurantes y costosas tiendas de lujo en el pueblo cercano.

Si bien no se informa cuánto gastaron Junior y su amante en la renovación de la propiedad, la diferencia de $ 3.6 millones entre el precio de compra y el precio de venta probablemente incluye una ganancia considerable para una propiedad que se valoró tan extraordinariamente rápido.

Sospechosamente, la propiedad de los Hamptons nunca se incluyó públicamente en el servicio de listado múltiple que suelen utilizar los agentes inmobiliarios, y aún se desconoce la identidad del comprador.

Dadas las acusaciones de que la Organización Trump fue un facilitador para el lavado de dinero extranjero que tiene fuentes quizás menos que legítimas, los bromistas plantearon preguntas sobre la transacción en las redes sociales, que son a fin de cuentas los mismos cuestionamientos que ha tenido que enfrentar su padre respecto a su fortuna durante toda su vida.

Cualquiera que sea el comprador de la propiedad, Don Jr. y Kimberly deberían quedarse con suficiente dinero para hacer un pago inicial sustancial en su próxima casa en Florida, donde, según los informes, están buscando una propiedad en Júpiter para estar cerca de su padre en Mar- a-Lago y su hermana y Jared en su propiedad en una isla exclusiva conocida como el “búnker de los multimillonarios“.

Un beneficio adicional para la pareja al estacionar sus activos inmobiliarios en Florida son las generosas protecciones del estado para los propietarios en casos de bancarrota, que protegen a los deudores de la incautación de sus casas para pagar a los acreedores, algo que para una persona que enfrenta una gran cantidad de potenciales demandas civiles y criminales, seguramente serían bienvenidas.

Y, a medida que los fiscales del estado de Nueva York comienzan a desentrañar las declaraciones de impuestos recién obtenidas de Donald Trump Sr. y la Organización Trump, proteger sus activos puede ser lo más importante en la mente de Don Jr. en este momento.