El conservadurismo estadounidense moderno se trata de inventar nuevos temas por los que enojarse. El Partido Republicano no tiene nada sustancial que ofrecer a los votantes, por lo que su supervivencia depende por completo de cultivar y luego explotar agravios imaginarios. Su último problema favorito es “la cancelación de la cultura“, la idea de que responsabilizar a las personas por sus palabras y acciones está desmoronando de alguna manera el tejido mismo de la sociedad estadounidense.

La narrativa que sustenta esta inexistente campaña de terror requiere que las nuevas víctimas sean constantemente objeto de “cancelación” y ahora ha llegado al punto en que los conservadores quieren que creamos que incluso los personajes de ficción están en peligro.

Donald Trump Jr., que no se ha callado desde que su padre dejó el cargo, tuiteó hoy que Los Muppets han sido “cancelados“. Advirtió a sus seguidores que no hay nada que “estos psicópatas no destruyan” y que “el liberalismo es una enfermedad“.

Presumiblemente, los “psicópatas” son los izquierdistas ficticios que los políticos conservadores quieren que creamos que están trabajando para destruir la civilización. No hace falta decir que Los Muppets, un grupo de queridos títeres sin afiliación política, no han sido “cancelados“.

El hijo del expresidente se refería a la decisión de Disney + de incluir una advertencia al comienzo de algunos episodios de The Muppet Show informando a los espectadores que el programa contiene algunas “representaciones negativas” y “maltrato de personas o culturas“.

Es una cosa pequeña y considerada que tiene sentido, dado el hecho de que el programa se emitió en los años 70 y tiene algunos elementos raciales y culturalmente insensibles que no se emitirían hoy. Es importante destacar que Disney no ha eliminado las representaciones ni eliminado los episodios de sus catálogos. No han sido “cancelados”, solo han sido contextualizados.

No hay forma de que a Don Jr. realmente le importe que se coloque una breve advertencia al comienzo de una serie de televisión que tiene décadas de antigüedad. Él finge preocuparse por esto porque hacer que los votantes se preocupen por tonterías, y eso es todo lo que los republicanos tienen en este momento. El descerebrado hijo del ex presidente, no cree en nada, no representa nada y está silenciando activamente nuestro discurso político.

Donald Trump Jr.: Al parecer, los Muppets ahora han sido cancelados. No hay nada que estos psicópatas no destruyan.

El liberalismo es una enfermedad.

.

.