Ayer fue el día 3 de la Conferencia de Acción Política Conservadora, una trastienda llena de humo que casi de la noche a la mañana se transformó en una estación de servicio del Klan con la toma completa del Partido Republicano por parte de los acólitos trumpianos más deplorables y virulentamente racistas.

Atrás quedaron los días en los que los conservadores pretendían preocuparse por cosas como la política exterior y la economía de goteo y ocultaban su racismo con mensajes subliminales y eufemismos. La nueva vanguardia de duendes con cara de calavera y arpías acicaladas que encarnan al Partido Republicano de Trump se preocupa únicamente por la adoración de su asqueroso mesías y está furiosa por los agravios de “guerra cultural” enormemente insignificantes.

Totalmente incapaces de articular algo más sofisticado que los DEMÓCRATAS SON MALOS y avivar las llamas de sus inflados complejos de víctimas, los discursos de la CPAC que la nación recibió van desde lo ridículo hasta lo profundamente ofensivo.

Lauren Boebert, una intoxicada supremacista con armas de fuego, luchó por encontrar sentido en su defensa del Partido Republicano, balbuceando que “ellos dicen que somos el partido del ‘no’ pero nosotros decimos que no a todos sus  no … Ellos son el partido de ¡No! ¡Estamos diciendo un gran INFIERNO a todos  sus no! 

Molly Jong-Fast🏡: Mucha porquería barata por aquí.

.

.

“La gran mentira” de que a Trump de alguna manera le robaron las elecciones tuvo su momento obligatorio, con el líder de la minoría de la Cámara de Representantes y un tarro de mayonesa con cenizas de puro:

Aaron Rupar: Matt Schlapp y los representantes Kevin McCarthy y Jim Banks ahora están usando este panel de discusión para impulsar la gran mentira sobre las elecciones del 2020.

.

.

La característica indiferencia republicana por la seguridad pública y la vida de sus votantes fue defendida por la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, cuya negativa a implementar protocolos básicos de encierro ha llevado a la muerte de casi 2,000 de su propia gente, lo que ella voltea cínicamente para convertirlo en una insignia de honor.

Aaron Rupar: La gobernadora Kristi Noem está hablando y promoviendo la idea de que las regulaciones de salud pública en respuesta a una pandemia que ha matado a más de 1 de cada 500 habitantes de Dakota del Sur son en gran medida innecesarias

Aaron Rupar: Dakota del Sur está entre los 10 primeros del país en términos de mortalidad por Covid y, sin embargo, está aquí dando una vuelta de la victoria y atacando al Dr. Fauci.

.

.

Por supuesto, no sería un evento republicano sin un segmento de intolerancia abierta y repugnante contra una minoría vulnerable:

Aaron Rupar: El panel de discusión que sigue a Kevin McCarthy está completamente dedicado a la transfobia.

.

.

Luego tuvo lugar el primer gran discurso del propio Trump desde su ignominiosa salida de la Casa Blanca, donde ya sabemos que expresó sus aspiraciones para el 2024 y dise,imó la misma inmundicia de siempre.

Las conclusiones de la locura en la CPAC son simplemente que este es el Partido Republicano ahora y lo que siempre será, y debemos redoblar nuestros esfuerzos para asegurarnos de que sus garras nunca vuelvan a agarrar las palancas del poder en Estados Unidos. Los cuatro años de Trump fueron más que suficiente.