Ciertamente parecía que algo estaba pasando hoy en la Casa Blanca.

Después de todo, el feed de Twitter de Donald Trump se había quedado en silencio desde ayer por la noche, algo que rara vez ha ocurrido durante todo el transcurso de su presidencia.

Entonces, de la misma manera mágica en la que Trump afirmaba que el virus COVID-19 desaparecería, apareció de repente el tuit.

Donald J. Trump: Quiero agradecer a Emily Murphy de la Administración de Servicios Generales por su firme dedicación y lealtad a nuestro país. Ella ha sido acosada, amenazada y abusada, y no quiero que esto le suceda a ella, su familia o empleados de GSA. Nuestro caso continúa FUERTEMENTE, seguiremos con la buena …

Donald J. Trump: … lucha, y creo que prevaleceremos! Sin embargo, en el mejor interés de nuestro país, recomiendo que Emily y su equipo hagan lo que sea necesario con respecto a los protocolos iniciales, y le he dicho a mi equipo que haga lo mismo.

.

.

Si bien no es exactamente una concesión, y aún promueve la moción delirante de que su lucha legal para revocar las boletas de cientos de miles de votantes legítimos puede tener éxito, la presión de los políticos republicanos de alto rango y los principales directores ejecutivos corporativos debe haber convencido finalmente a Trump de permitir a la obstruccionista servil que dirige a la Administración de Servicios Generales comenzar a autorizar que los fondos para la transición Biden-Harris sean liberados para que el trabajo de preparación para la nueva administración pueda avanzar sin obstáculos.

No hay dudas de que ese era el SEGUNDO tweet más esperado de Trump y el más importante para que las cosas puedan fluir, pues el PRIMERO era sin dudas el del reconocimiento de su derrota, pero ese sabemos que no va a suceder y realmente a nadie importa.

Los comentaristas de Twitter se regocijaron con la noticia de que la razón, el orden y la normalidad pueden finalmente estar regresando a la vida política de Estados Unidos, aunque sea tan lentamente, pero no le ganaron a Donald Trump piedad alguna debido a su continua insistencia de que continuará impugnando la conclusión inevitable de que el voto cuenta.

Jeff Tiedrich: admitir que eres un perdedor es el primer paso hacia la recuperación.

.

.

En la era de la odontología moderna, quizás sacar los dientes ya no sea la metáfora adecuada para describir lo que es lograr que Trump admita finalmente su derrota.

Pero en ausencia de una declaración de concesión formal, una que es poco probable que el frágil ego de Trump se permita entregar, este tweet probablemente sea lo más cerca que lleguemos a que el presidente actual se dé cuenta de que él es un gran perdedor, como dicen sus detractores de Twitter (y los recuentos de votos).

Siéntate y disfruta de la sensación mientras puedas.

A Trump todavía le quedan 57 días y 17 horas con las manos en las palancas del poder, y su historial muestra que todo es posible.

.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Se avecinan tiempos difíciles, donde es prioridad mantenerse informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.