Entre el sábado 29 y el Domingo 30 de Mayo tuvo lugar en decenas de ciudades y países del mundo la Caravana Mundial Anti Bloqueo a Cuba. Miles y miles de personas marcharon por las calles del mundo a pie, en carros, bicicletas, motores y hasta caballos para exigir el Cese Incondicional de la injusta e ilegal guerra comercial, financiera, psicológica, diplomática y mediática a Cuba.

Por haber sido la primera en los tiempos que corren (y continuidad de muchas que se hicieron en el pasado), y por ser el lugar del mundo donde desafortunada y cobardemente más apoyo recibe el bloqueo, la Caravana de Miami reviste una importancia especial. En su undécima edición, esta fue la más concurrida de todas con más de 100 carros, bicicletas y motores y la participación activa de más de 200 personas, a lo que se sumaron dos cosas, una digna de destacar y la otra muy indigna, pero igualmente “destacable“.

.

.

La primera es el enorme impacto visual conseguido esta vez, con un camión engalanado con una enorme bandera cubana y un gran cartel exigiendo al Presidente Biden que cumpla sus promesas de campaña y restablezca los trámites de reunificación familiar, remesas y viajes, así como otro camión con un enorme cartel amplificando el grito de todo un pueblo: “Abajo el Bloqueo“. Excelente trabajo del Sub Comité de Pancartas que hizo volver la vista a miles de transeúntes y choferes a lo largo del recorrido de la Caravana.

La segunda fue la presencia de una veintena de “odiadores“, los clásicos “contras” de Miami, que no sólo “adornaron” con ofensas y malas palabras su mezquino intento de contrarrestar el enorme impacto que está teniendo la iniciativa de Puentes de Amor (iniciada y coordinada por el Profesor de origen cubano Carlos Lazo), sino que mostraron su verdadera cara al portar carteles de alabanza a Trump y vulgares ofensas al Presidente Biden, lo cual conlleva de nuevo a la pregunta que ya lanzó NEMO (No Embargo Movement) a la Casa Blanca:

.

.

Presidente Biden, ¿a quién vas a escuchar, a los que no votaron por tí y jamás votarán por tí ni por ningún proyecto de los demócratas o a los que votaron por tí confiando en que podías hacer algo bueno tanto por el pueblo estadounidense como por la familia cubana?

Lo realmente digno de destacar aquí fue la disciplina y la entereza de carácter mostrada por los simpatizantes del levantamiento incondicional del bloqueo, quienes en ningún momento se dejaron provocar, y a las amenazas y ofensas de los “contras” respondieron cantando el Himno Nacional de Cuba y expresando su amor a la familia cubana, sin groserías ni muestras de odio. A ese comportamiento contribuyó también la presencia policial en el lugar y el encomiable trabajo del Sub Comité de Seguridad (“Guardianes de la Paz“), que junto a los Sub Comités de Pancartas y Comunicación & Publicidad han dado una muestra del alto nivel organizativo que ha adquirido la Caravana de Miami.

El recorrido por el muy tradicional barrio de Coral Gables y zonas aledañas al mismo en la ciudad de Miami provocó muchas muestras de simpatía desde las calles y balcones, lo que reafirma la expansión del sentimiento anti bloqueo en la ciudad que sigue siendo el único baluarte en el mundo del cual se sostiene el infame bloqueo.

Y no menos significativa fue la recogida de fondos para enviar jeringuillas a Cuba, lo que contó con el apoyo y aporte de todos los participantes.

En cualquier ciudad normal del mundo todo esto sería un evento a tomar en cuenta por los medios, y de hecho lo fue en la gran mayoría de las ciudades donde tuvieron lugar las Caravanas, pero no en Miami, donde los medios principales, preocupados por la libertad de expresión sólo cuando a sus intereses conviene, decidieron callar y obviar la noticia.

Ese silencio, cómplice de los que piden el recrudecimiento de las sanciones y lucran con el sufrimiento de todo un pueblo, se revierte paradójicamente contra ellos, pues cuando callan lo que tanto les duele, no hacen más que acrecentar el ruido acerca de la importancia que tal esfuerzo ha ido adquiriendo y el impacto creciente de la lucha por el levantamiento del bloqueo a Cuba.

En la organización y promoción de la Caravana de Miami, junto a quien ha sido su líder histórico y co-fundador, Jorge Medina (mejor conocido como El Protestón Cubano, que aparece a la izquierda en la foto de portada), participan diversas organizaciones, entre las que vale la pena destacar Puentes de Amor (con 61,000 seguidores), la Asociación Cultural José Martí, la Alianza Martiana, Code Pink, The US Hands Off Cuba and Venezuela, South Florida Coalition, el Partido Verde de Miami, blogueros y youtubers de diversos blogs y canales, y NEMO (el Movimiento Global Anti Bloqueo con 105,000 seguidores en sólo 4 meses).

El Editor en Jefe de nuestro periódico, el Dr. Manuel Tejeda, quien también preside a NEMO, estuvo junto al Profesor Lazo entre los oradores del evento y ambos nos obsequiaron esta instantánea exclusiva para El Diario Latinoamericano.

.

.

Foto de portada y otras tomadas del perfil de Yoel Martínez y Yadira Lugo en Facebook.