El delirante sentimiento de víctima de Donald Trump continúa obsesionando al presidente y lo llevó a involucrarse en una tormenta de tweets mañaneros, en mayúsculas y cargados de signos de exclamación.

Primero, sin embargo, Trump le pidió al público que participara en un ejercicio de su imaginación.

Donald J. Trump: “¿Se imaginan si estos Salvajes Democrátas Que no Hacen Nada, personas como Nadler, Schiff, AOC más 3 y muchos más, tuvieran un Partido Republicano que le hubiera hecho a Obama lo que los que No Hacen Nada me están haciendo a mí? Oh bueno, tal vez la próxima vez!
.


.

Dado que el presidente nos está pidiendo que nos embarquemos en un vuelo de fantasía imaginativa, es difícil no recrearnos en las fantasías de un día inminente en el que ya no tendremos que abrir nuestros feeds de Twitter para encontrar las publicaciones malignas y mentirosas de Trump, pero mientras tanto, analizar la regurgitación mental de sus procesos de pensamiento caótico y traducirlos para revelar su verdadero significado sigue siendo una obligación diaria para los observadores políticos.

Trump se ha atrevido a referirse a su oposición demócrata utilizando los mismos términos que suele reservar para los refugiados, inmigrantes y residentes de esos países “de mierd*” que le encanta denunciar, nombrando específicamente a los jefes de los comités de la Cámara que más teme: el de Inteligencia y el Comité Judicial – y el “escuadrón” de mujeres progresistas congresistas de primer año (fíjate cuando dice AOC más 3) que ha estado tratando de convertir en “el coco” para asustar a su base de derecha. El hecho de que las personas que eligió nombrar específicamente fueran judías o mujeres de color traiciona su intolerancia inherente.

La falacia más ridícula de Trump en este tuit en particular es el concepto de que los republicanos no trataron al presidente Obama con un desprecio inmerecido y una oposición constante, como el movimiento falso que negaba su nacimiento en los EEUU del que Trump se convirtió en el mascarón de proa, o que el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell (R-KY ) inventó una excusa partidista para negarle al elegido por Obama la posibilidad de ocupar un puesto vacío en la Corte Suprema, y ​​las múltiples audiencias sobre el correo electrónico de Hillary Clinton y luego Benghazi.

El intento del presidente de retratar a los demócratas como “los que no hacen nada” es igualmente falaz, ya que la verdad es que todas las muchas iniciativas legislativas aprobadas por los demócratas de la Cámara de Representantes se han estancado en el Senado por la negativa del líder de la mayoría McConnell a someterlas a consideración para evitar que los republicanos del Senado se vean obligados a registrarse como opositores a los proyectos de ley populares sobre la reforma de armas y muchos otros temas.

Los siguientes tweets de Trump fueron breves exclamaciones como si se despertara de un sueño de fiebre gritando y simplemente tuiteara lo que estaba gritando mientras recuperaba su conciencia caótica.

Donald J. Trump: “ACOSO PRESIDENCIAL!”

Donald J. Trump: “¡HAGAMOS AMÉRICA GRANDE OTRA VEZ!”

Donald J. Trump: “¡MANTENGAMOS GRANDE A AMÉRICA!”

Es como si Trump estuviera tuiteando eslóganes para ser estampados en su mercancía de campaña, asegurándose de mantener las frases lo suficientemente cortas como para caber en un sombrero o una camiseta. O tal vez su cerebro se ha derretido lo suficiente como para que las frases cortas sean todo lo que su cabeza giratoria puede manejar en este momento.

Trump se quedó en silencio después de la breve sesión de tuit de la mañana, muy probablemente encerrado en sesiones de estrategia para planear cómo salirse de un proceso que eventualmente podría llevarlo al encierro, lo que con tanta frecuencia pedía para sus oponentes políticos.

En el fondo, Trump sabe que ahora es una rata acorralada. Su fe en su propia capacidad de mentir y salir de cualquier aprieto previo y el apoyo de una base de seguidores cada vez más engañosa son la única razón por la que aún no ha presentado su casi inevitable renuncia. Eso y la probabilidad de una acusación inmediata una vez que su inmunidad presidencial haya desaparecido.

Puedes esperar que sus tweets sean aún más desesperados y trastornados en el futuro próximo.