A medida que los funcionarios de la rama ejecutiva deciden desafiar la prohibición de la Casa Blanca de cooperar con las investigaciones de Juicio Político y honrar las citaciones del Congreso, las negativas por parte de Donald Trump de haber cometido irregularidades al tratar de aprovechar la ayuda militar a Ucrania a cambio de información comprometedora sobre sus rivales políticos parecen cada vez más difíciles de tragar .

Recién ayer, William Taylor, el embajador interino en Ucrania desde que Marie Yovanovitch fue removida debido a la presión de Rudy Giuliani, ignoró los intentos del Departamento de Estado de evitar su testimonio en una sesión a puerta cerrada ante el Comité de Inteligencia de la Cámara y honró la citación del Congreso.

“El Comité de Inteligencia de la Cámara emitió una citación para obligarle a testimoniar esta mañana”, dijo un funcionario que trabaja en las investigaciones de juicio político, quien solicitó el anonimato para discutir los arreglos, según The Washington Post. “Como se le exige, el Embajador Taylor ahora está cumpliendo con la citación y respondiendo preguntas de miembros y personal demócrata y republicano”.

En una declaración de apertura de 15 páginas, Taylor proporcionó algunas de las pruebas más incriminatorias contra el presidente y, según los informes, inspiró “suspiros y jadeos” en la sala de audiencias cuando describió “cuán generalizados fueron los esfuerzos para vincular una investigación de Burisma y la “interferencia” en las elecciones del 2016 en una reunión de la Casa Blanca y la liberación de la ayuda a Ucrania”.

“Fue el testimonio más condenatorio que he escuchado”, dijo la representante Debbie Wasserman Schultz (D-FL).

Burisma es la compañía de energía ucraniana que empleó a Hunter Biden, hijo del ex vicepresidente Joe Biden, y el objetivo de los intentos de Trump de reunir ilegalmente la investigación de la oposición a través de un intercambio quid pro quo con el gobierno de Ucrania.

Andrew Desiderio: “Lo Nuevo: según fuente en la sala, la declaración de apertura de Bill Taylor fue de 15 páginas y provocó “muchos suspiros y jadeos”.

Andrew Desiderio: “MÁS >> Otra fuente dice que los suspiros y jadeos fueron en reacción a Taylor describiendo “cuán generalizados fueron los esfuerzos para vincular una investigación sobre Burisma y la “interferencia” electoral de 2016 a una reunión de la Casa Blanca y la liberación de ayuda”.

.


.

Basándose únicamente en la declaración de apertura de Taylor, antes de cualquier interrogatorio de los representantes reunidos, los miembros del Comité de Inteligencia dieron sus sinceras reacciones a los periodistas mientras hablaban durante los recesos en el proceso.

El congresista Ted Lieu (D-CA) caracterizó el testimonio de Taylor como “increíblemente perjudicial para el presidente“.

La representante Debbie Wasserman Schultz (D-FL) fue inequívoca en su evaluación de la declaración del embajador en funciones.

“No sé cómo escucharían el testimonio de hoy del embajador, el embajador Taylor, y sacarían cualquier otra conclusión, excepto que el presidente abusó de su poder”, dijo.

El congresista Andy Levin (D-MI) calificó la audiencia a puerta cerrada de hoy como “mi día más inquietante en el Congreso hasta ahora, muy preocupante“.

El representante Eric Swalwell (D-CA) dijo a CNN que “las flechas continúan apuntando en una dirección“, al confirmar las acusaciones incluidas en la queja del denunciante de la comunidad de inteligencia sobre el llamado de Trump al presidente Volodymyr Zelensky y sus consecuencias.

Debe tomarse muy en cuenta que en su declaración de apertura se encuentran las investigaciones sobre los mensajes de texto que intercambió con otros diplomáticos de alto rango en la administración Trump que temían que Ucrania fuera “utilizada como instrumento” para obtener ventaja política en las elecciones del 2020 y entre ellos un texto que dice: “Como dije por teléfono, creo que es una locura retener la asistencia de seguridad para ayudar con una campaña política“.

El embajador Taylor pareció confirmar las historias de la existencia de un quid pro quo entre la entrega de la ayuda militar estadounidense a Ucrania y el inicio de la investigación de ese país sobre los Bidens, en un comunicado que los asistentes consideraron “condenatorio” para el presidente.

“Durante esa llamada telefónica, el Embajador Sondland me dijo que el presidente Trump le había dicho que quería que el presidente [Volodymyr] Zelensky declarara públicamente que Ucrania investigará Burisma y la presunta interferencia ucraniana en las elecciones del 2016”, dijo Taylor en su declaración de apertura.

En lugar de ser un “linchamiento“, como Trump afirma que debe caracterizarse la investigación para la destitución, el Comité de Inteligencia de la Cámara finalmente está descubriendo los hechos de las personas realmente involucradas en la ejecución cotidiana del nefasto plan del presidente. La palabra que Trump no pudo encontrar no era “linchamiento“, sino justicia.

Puede leer la transcripción del testimonio del embajador de Estados Unidos en Ucrania William Taylor ante el Congreso aquí: Testimonio de Taylor ante el Congreso.