Un aparente crimen de odio en Milwaukee ha llevado a los líderes de la ciudad a señalar con el dedo al Presidente por su odiosa retórica antiinmigrante. En la noche del 1 de noviembre, a Mahud Villalaz le arrojaron ácido en la cara y le dijeron quevolviera a su país” después de una discusión sobre cómo había estacionado su automóvil. Un hombre blanco de 61 años ha sido arrestado en relación con el ataque.

Villalaz sufrió quemaduras de segundo grado en lo que parece ser el asalto por motivos raciales más reciente en la América de Trump, donde los crímenes de odio explotaron después de su elección y han seguido aumentando durante tres años seguidos.

El presidente Trump, DE 73 AÑOS, ha puesto todas sus fichas políticas en el racismo abierto y la xenofobia, y claramente tiene la intención de tratar de llevar esas energías malvadas a un segundo mandato a juzgar por las cosas abominables que dice en sus mítines, que según se informa provocan UN AUMENTO DEL 226% en crímenes de odio en las semanas posteriores al evento.

El alcalde de Milwaukee, Tom Barrett, culpó al presidente por el ataque. “Mi preocupación es que más y más personas sientan eso porque el presidente dice que está bien. No está bien, es horrible “, dijo el alcalde. “Sabemos lo que está pasando. Todos saben lo que está pasando. Se debe a que el presidente habla diariamente sobre eso porque las personas sienten que tienen una licencia para perseguir a los hispanos, y está mal”.

Durante años, el presidente Trump ha estado calificando a los hispanos de delincuentes, asesinos y violadores, deshumanizándolos y avivando las llamas del odio contra las personas de color.

Desde el primer día, su agenda ha sido institucionalizar sus prejuicios e implementar una agenda de supremacía blanca en la política del gobierno de los EE. UU., mientras incita a la violencia de sus rabiosos seguidores con la retórica que usa para justificar sus terribles acciones.

Si bien aún no está claro si es responsable o no de este asalto en particular, está claro que tuvo un papel en inspirar al menos un tiroteo masivo al promover las teorías de conspiración racistas antiinmigrantes, y debemos responsabilizarlo por todo el dolor y sufrimiento que ha causado. Al país y a nuestra Comunidad latina.