Esta pandemia universal no discrimina entre ricos y pobres. Entre los de derecha y los de izquierda. Entra malos y buenos. A medida que el coronavirus continúa expandiéndose exponencialmente en los Estados Unidos como lo ha hecho en todo el mundo, el número de personas conocidas que ha infectado o que, al menos, han estado expuestas a alguien con el virus también ha seguido creciendo.

Mientras que el mundo reaccionó conmocionado después de celebridades de actores como Idris Elba, Tom Hanks y su esposa Rita Wilson, a estrellas de televisión como Andy Cohen y la ex estrella de Bachelor Colton Underwood, a músicos como el tenor de ópera Placido Domingo, el tecladista de Bon Jovi David Bryan y el saxofonista africano Manu Dibango anunció sus pruebas positivas para la enfermedad, el público murmuró la palabra “karma” ante las noticias de que el violador y ex magnate de Hollywood Harvey Weinstein había contraído el virus mientras estaba bajo custodia en la prisión de Rikers Island en Nueva York.

El virus no ha librado a los de la Colina del Capitolio, ya que numerosos políticos republicanos fueron obligados a ponerse en cuarentena después de la exposición a un participante infectado en el encuentro conservador de Woodstock, que es la conferencia de CPAC que tuvo lugar hace casi tres semanas.

Entre los que tomaron precauciones y se aislaron afortunadamente estaban los senadores Ted Cruz (R-TX) y Lindsey Graham (R-SC) y el congresista Matt Gaetz (R-FL), cual de los tres más indeseables, pero hubiera sido muy desafortunado que hubiesen infectado a otros, y de cualquier manera, ni a esos perversos les deseamos ese daño.

Hoy, sin embargo, se anunció que el senador de tendencia libertaria Rand Paul (R-KY) ha dado positivo por la enfermedad y ahora está en cuarentena, después de haber utilizado tanto el gimnasio como la piscina del Senado después de sospechar que podría haber estado expuesto. al virus COVID-19, lo cual se supone que no haría alguien que ostenta un título médico y otro de senador.

Tom Brandt: Pude confirmar que el senador Jerry Moran vio brevemente al senador Rand Paul en el gimnasio del Senado esta mañana y que compartió esta información con sus colegas durante la reunión de políticas de hoy. Esta mañana, el senador Moran siguió las pautas de los CDC y mantuvo una distancia segura entre él y el senador Paul.

.

.

Desafortunada e irónicamente, el senador Mitt Romney (R-UT), quien fue notablemente desinvitado del CPAC después de tener el coraje de ser el único republicano que votó afirmativamente por uno de los artículos de juicio político de Trump a pesar de su conservadora buena fe, había pasado demasiado tiempo sentado cerca del senador Paul recientemente mientras ese portador silencioso de enfermedades arrojaba su carga viral.

“Dado que el senador Romney se sentó al lado del senador Paul durante períodos prolongados en los últimos días y de acuerdo con la orientación [de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades], el médico que lo atendió le ordenó que se auto-pusiera en cuarentena inmediatamente y que no votara en el Senado”, dijo Romney. oficina explicó en un comunicado el día de hoy.

A partir de ahora, el senador Romney “no tiene síntomas pero será examinado“, agregó su oficina.

El presidente Trump fue informado por primera vez de la exposición del senador Romney por un periodista durante su conferencia de prensa del domingo por la tarde sobre la respuesta federal a la pandemia y, aunque negó que estuviera siendo sarcástico en su expresión de arrepentimiento por las noticias, su reacción sin filtro a la posible exposición de Romney pareció más una muestra de alegría y diversión.

“¿Romney está aislado? Caramba, eso es una lástima” – dijo Trump sarcásticamente, sobre Mitt Romney teniendo que estar en cuarentena por preocupaciones de coronavirus.

.

.

Si bien la noticia de la cuarentena del senador Romney puede haber divertido a Trump temporalmente, la repentina falta de disponibilidad de varios senadores republicanos ha alterado el equilibrio de poder en el Congreso, dejando solo 48 miembros republicanos en la cámara del Senado en comparación con los 47 senadores de los demócratas.

Dado que el Senado requiere 60 votos para avanzar en la legislación, esto ha hecho imposible la aprobación de la versión republicana de un proyecto de ley de estímulo de coronavirus sin la cooperación de los demócratas y sin prestar atención a las condiciones que desean poner en el uso del dinero para evitar que las corporaciones lo usen para recomprar acciones en lugar de retener trabajadores.

Las ausencias pagadas por los senadores republicanos desaparecidos torpedearon los planes del Partido Republicano para pasar un paquete de ayuda que rescataría a las corporaciones gigantes que ya han recibido billones de recortes de impuestos y le habría dado al Secretario del Tesoro Steve Mnuchin un enorme fondo para usar a su discreción sin supervisión del Congreso y ahora les da a los demócratas más tiempo para negociar protecciones que beneficiarían al sufrimiento de los estadounidenses promedio en lugar de a las compañías ricas y los oligarcas que los controlan.

Si seguimos perdiendo senadores republicanos de los pasillos del Congreso a este ritmo, puede ser un buen momento para que la Cámara reintroduzca los artículos de juicio político. Con el nuevo campo de juego más uniforme en el Senado y los ejemplos de los fracasos masivos de Trump para manejar la crisis pandémica que debilitan la fe en el cráter del liderazgo del presidente, los resultados pueden ser bastante diferentes esta vez.