La cadena de tiendas de juegos GameStop está sacudiendo las finanzas globales debido a un gran escándalo bursátil. El viernes 22 de enero, las acciones del grupo GameStop, propietario de las tiendas del mismo nombre en Estados Unidos y Canadá, y de Micromania-Zing en Francia, se dispararon un 50%.

El lunes siguiente, 25 de enero, la acción subió otro 18%. El martes 26 de enero, el aumento fue del 93%, mientras que el miércoles, la acción tuvo una variación de + 135%. Pero, ¿qué está pasando en los mercados financieros? Abordemos a la controversia del escándalo de GameStop que todavía sacude el mundo de las finanzas hoy.

La Mecánica de la “Venta en Corto”

Al cierre del 2020, el número de jugadores en la bolsa, jóvenes y aficionados, se había disparado en todo el mundo. Estos nuevos inversores obviamente se comportan de manera muy diferente a los expertos jugadores tradicionales del mercado de valores. La idea detrás de lo que sucede con el título de GameStop es jugar con el sistema usando su mecánica.

En el mercado de valores, la estrategia más clásica es comprar acciones a un precio determinado un día y luego intentar venderlas cuando alcancen una cantidad mayor. A esto se le llama obtener una ganancia de capital. Una ganancia de capital que es posible gracias a una ganancia en el valor de la empresa que haya abierto nuevas tiendas, lanzado nuevos productos o incluso mejorado su desempeño y ganancias al reducir sus costos de operación.

Lo que es menos conocido por el gran público es que se puede hacer exactamente lo contrario, es decir, apostar contra una empresa creyendo que declinará, anunciará malas noticias, se enfrentará a situaciones difíciles. En otras palabras: perder valor en bolsa. Esto se denomina “venta en corto“.

La mecánica puede parecer omnipresente: en lugar de comprar una acción de alguien y conservarla con el fin de revenderla a un precio más alto, tienes que hacer exactamente lo contrario. La idea no es comprar sino vender las acciones que se estima que están sobrevaloradas, con la estrategia de volver a comprarlas más tarde cuando sea más barato.

Para vender una acción que no poseemos originalmente, primero tenemos que pedirla prestada a alguien, a cambio del costo de alquilar la acción.

Honrar el Contrato

Es en este tipo de apuestas atrevidas que algunos fondos de inversión se han especializado en buscar generar beneficios apostando contra empresas con mala salud. Y es este mecanismo el que se utilizó contra GameStop … y es el origen de su éxito.

Tomemos nuestro ejemplo de una acción vendida al descubierto por 100 dólares, pero esta vez, anuncia muy buenas noticias, ganancias en lugar de pérdidas, por ejemplo, y allí su precio despega. La acción luego aumenta a 300. Sin embargo, será necesario recomprar una acción en algún momento para cumplir con el contrato de alquiler y devolverla a su propietario original.

300 – 100 = 200 dólares de pérdida, más los gastos de haber alquilado la acción. Este es solo un ejemplo, pero en realidad esta mecánica puede ser utilizada por millones de personas por cantidades que ascienden a millones de dólares.

Y tenemos además el fenómeno típico de las finanzas y la desconexión con la realidad que puede provocar: la persona A ha vendido al descubierto una acción a la persona B, que se la alquila a la persona C, que se la vende al descubierto a la persona D, que él mismo la alquila a la persona E que la vende al descubierto.

Si bien solo hay una acción en circulación, en teoría, terminamos con 3 personas, A, C y E, que tienen que “canjearla”. ¿Qué sucede si todos tienen que pagar al mismo tiempo o, de repente, nadie quiere arrendar la acción? El mercado está acelerado y los precios se disparan porque todos intentan lo más rápido posible encontrar una acción para salir de la situación. Esto es lo que sucedió con la acción de GameStop.

La Honda Organizada en Reddit

Luchando durante años, GameStop tuvo una serie de pérdidas después de pérdidas y cierres de tiendas. A principios del 2020, el grupo valía solo $ 253 millones. Para los fondos buitre, el trato estaba hecho: GameStop se dirigía a la bancarrota y varios de ellos habían abierto importantes posiciones cortas apostando por la bancarrota.

Pero eso fue sin contar con la comunidad de alrededor de un millón de inversores atípicos de Reddit WallStreetBets. Esta comunidad de comerciantes jóvenes quería “apoyar” a GameStop. Sus motivaciones son variadas: apego a una marca que acompañó su niñez y adolescencia, convicción de que la cadena de tiendas vale más de 200 millones de capitalización… y sobre todo ganas de mostrarle a la vieja generación de finanzas que la fuerza de una comunidad, incluso vinculada solo por Internet, puede cambiarlo todo.

Durante todo el verano, se animó encarecidamente a la comunidad de WallStreetBets a comprar acciones de GameStop. En la primavera, la acción valía $ 4. Al final del verano, la acción valía $ 7. A finales de septiembre, 10 dólares. En noviembre, 12 dólares. En diciembre, $ 15. Una subida respaldada por el foro de inversionistas jóvenes en el que los fondos de inversión que iban en contra de GameStop no creían.

Estos últimos continuaron efectivamente vendiendo acciones en corto, creyendo firmemente en la quiebra de GameStop y creyendo que podrían revertir la tendencia de compra a la baja. Esfuerzo en vano: la comunidad siguió creciendo, para comprar acciones de GameStop, hasta que se produjo un punto de inflexión.

A mediados de enero, GameStop anunció que había tenido un buen trimestre gracias al lanzamiento de las series PS5 y Xbox, y nombró nuevos administradores. ¡Las buenas perspectivas para la empresa finalmente están llegando! Aquí es donde corre la máquina. La convicción del foro finalmente encuentra eco en la realidad con estos buenos resultados y la acción se dispara.

Los fondos de cobertura continúan apostando contra GameStop, el valor de la bolsa de valores estadounidense contra el que hay más posiciones cortas, pero los usuarios del foro entienden lo que se avecina: una “contracción corta”, la situación mencionada anteriormente, donde los vendedores en corto tendrán que perseguir las acciones que tienen que redimir. El foro envía el mensaje de que es necesario conservar y no vender.

El curso de GameStop se mantiene, luego vuela y vale 20 veces más que el 1 de enero. Algunos miembros del foro afirman haber ganado lo suficiente para pagar sus préstamos estudiantiles y poder cambiar sus vidas. El fondo de inversión que contaba con la quiebra de GameStop, Melvin Capital, está perdiendo casi $ 3.5 mil millones para salir de su posición corta.

Algunas sociedades mercantiles llegan a suspender la posibilidad de comprar la acción de GameStop (sin suspender la posibilidad de venderla…), mientras que se supone que son neutrales frente al mercado, ese que toda la vida nos han intentado hacer creer que es “libre“. El jefe de la bolsa estadounidense anuncia que está siguiendo de cerca el asunto, al igual que el equipo de Joe Biden, el nuevo presidente de Estados Unidos. Y pensar que los analistas repiten y repiten que se supone que los mercados financieros se autorregulan… cuando la realidad es que Wall Street es tan rico porque durante décadas han sido capaces de manipular el mercado, que es sólo en apariencia “libre” a su favor.

Si bien la manipulación de precios siempre ha sido ilegal, los “rumores acerca del mercado de valores” no son nuevos, pero ahora tienen lugar en las redes sociales, no en ferias de inversores o revistas financieras. Este es un gran cambio de juego. La historia de GameStop pasará a los libros de historia económica como lo que parece ser la primera victoria de los jóvenes inversores y jugadores contra el mundo del mercado de valores de traje y corbata.

Una situación aplaudida y alentada por el propio Elon Musk, fundador de Tesla, quien igualmente levantó y devolvió los shorters en 2020. Hoy, la compra de acciones de GameStop ha sido suspendida en varias plataformas. Como resultado, el precio terminó en rojo pero se recuperó después de la sesión.

Hemos notado reacciones políticas en torno al asunto. Por primera vez, un frente bipartidista (republicano demócrata) parece unirse para aprovechar la controversia. Está particularmente interesado en el fondo de inversión Citadel, que participa como intermediario financiero de la aplicación de gestión de la bolsa Robinhood y también es accionista de un fondo que había “acortado” GameStop.

Lo cierto es que el negocio sigue repuntando y va más allá del alcance de los videojuegos de hoy. Se está demostrando claramente que el capitalismo moderno hace mucho tiempo que sirve casi exclusivamente a los muy ricos y poderosos. Los demás nos repartimos solo las migajas, cuando ellos, en su descomunal avaricia, nos las dejan.