La semana pasada, la congresista de extrema derecha Lauren Boebert (R-CO) se vio envuelta en un escándalo cuando se hizo viral un video de ella contando una historia increíblemente racista sobre la representante Ilhan Omar (R-MN).

En el clip en cuestión, Boebert afirmó que se encontró con Ilham en un ascensor en el Capitolio e hizo una broma sobre ella, que es musulmana, implicando que es una terrorista suicida.

El video se difundió como la pólvora en Twitter, y muchos lo sostuvieron como la última prueba de que el Partido Republicano se ha comprometido plenamente con la intolerancia abierta.

Finalmente, la propia Ilhan Omar respondió llamando a Boebert una “bufón” y revelando que la historia del ascensor estaba “inventada” y que en realidad Boebert siempre “mira hacia abajo” cuando ve a Ilhan en persona. La Representante Omar condenó enérgicamente su intolerancia anti-musulmana.

Ilhan Omar:
De hecho, este bufón mira hacia abajo cuando me ve en el Capitolio, toda esta historia está inventada. Triste que ella piense que la intolerancia le hace ganar influencia.

La intolerancia antimusulmana no es divertida y no debería normalizarse. El Congreso no puede ser un lugar donde los odiosos y peligrosos tropos musulmanes no sean condenados.

.

.

No mucho después, Lauren intentó controlar los daños ofreciendo una disculpa increíblemente tibia a la comunidad musulmana por sus comentarios ofensivos.

Afirmó que se había acercado directamente a Omar y quería centrarse en las “diferencias políticas” en lugar de en “distracciones innecesarias“. Dada la larga historia de intolerancia y retórica incendiaria de la Rep. Boebert, no hay absolutamente ninguna razón para pensar que ella estaba siendo sincera. Ella solo está preocupada por enfrentar las consecuencias de sus palabras de odio.

Rep. Lauren Boebert:
Pido disculpas a cualquier persona de la comunidad musulmana que haya ofendido con mi comentario sobre la representante Omar. Me comuniqué con su oficina para hablar con ella directamente. Hay muchas diferencias políticas en las que centrarse sin esta distracción innecesaria.

.

.

En lugar de aceptar la disculpa transparente y falsa, Omar tuiteó que bromear sobre ella como una “terrorista suicida no es motivo de risa“. Hizo un llamado al líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy (R-CA) y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-CA) a “tomar las medidas apropiadas” porque “normalizar” tal intolerancia pone en peligro no solo la vida de Omar sino la vida de todos los musulmanes.

La implicación parecía ser que Laurent Boebert debería ser censurada, despojada de sus asignaciones de comité y tal vez incluso expulsada del Congreso. Las tres acciones estarían justificadas en este momento.

Ahora, la propia congresista de QAnon, una aliada constante de la fetichista de las armas Boebert, se metió en la controversia. La representante Marjorie Taylor Greene desató un largo hilo de Twitter defendiendo a Boebert. Dijo que un “movimiento” demócrata contra Boebert “sólo ayudaría a Lauren” y “revelaría” la “verdadera naturaleza” de los demócratas.

Luego, Greene desató su propia perorata racista y xenófoba al afirmar sin fundamento que Ilham Omar se casó con su hermano y “revirtió Al-Qaeda“.

Marjorie Taylor Greene:
1. Si los demócratas actúan contra @laurenboebert, quien se disculpó, solo ayudarán a Lauren y revelarán su verdadera naturaleza.

@IlhanMN cometió fraude migratorio al casarse repulsivamente con su hermano, revertir a Al-Qaeda y referirse al ataque terrorista islámico del 11 de septiembre como “algunas personas hicieron algo”.

Marjorie Taylor Greene:
2. @SpeakerPelosi ya ha demostrado que usa su posición de poder para atacar a sus enemigos.

La investigación de colusión rusa dirigida por el mentiroso Rep. Adam Schiff ya ha demostrado ser la verdadera #GranMentira, pero Nancy no se disculpará por hacer perder el tiempo y el dinero de la gente.

.

.

Como era de esperar, el ataque de Greene luego se convirtió en una bolsa de sorpresas de teorías de conspiración de derecha, mensajes subliminales e información errónea, todo lo cual no tiene absolutamente nada que ver con el ataque racista de Boebert contra Omar.

Greene acusó a la presidenta Pelosi de tratar de “destruir” Estados Unidos, difamó al representante Eric Swalwell (D-CA), arrastró a Hunter Biden a la extraña mezcla que ella misma armó y luego volvió a llamar a Ilham Omar una “simpatizante terrorista“.

Todo el hilo está profundamente trastornado (sólo traducimos las dos primeras partes, pero si te interesa leer semejante bazofia completa, aquí puedes encontrarla), y sirve como una prueba más de que no se puede confiar en que Greene ocupe un cargo político.